Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Nuevas tecnologías > Internet y telecomunicaciones

Filtros de contenido

Los programas que bloquean webs pornográficas o violentas no sustituyen el control paterno

Censurar con la ley en la mano

En Estados Unidos la preocupación por preservar a los infantes de los posibles peligros que acechan en Internet ha llevado a encarnizadas batallas políticas. En juego está establecer la barrera entre el libre acceso a la información y el legítimo derecho de padres y autoridades a proteger a la infancia.

El Gobierno estadounidense promovió varias leyes, como la Communications Decency Act o la Children’s Online Protection Act que acabaron declarándose inconstitucionales. Ahora está en el candelero la Children’s Internet Protection Act, una ley que obliga a las escuelas y bibliotecas públicas con acceso a Internet a instalar filtros para proteger a los menores, lo que ha provocado airadas protestas.

Entre los opositores a la utilización de filtros de contenidos, en especial a su implantación en lugares públicos con acceso a la Red, no sólo hay grupos defensores de la libertad de expresión y los derechos civiles.
Uno de los congresistas impulsores de esta ley que obliga a la instalación de filtros cambió de opinión al comprobar que uno de los programas de filtrado más populares bloqueaba el acceso al sitio web de su propia campaña electoral. “Se trata de un caso de buenas intenciones que conduce a malos resultados”, declaró.

En España, el Ministerio de Ciencia y Tecnología presentó a finales del año pasado la “Campaña de Navegación Segura”, que mediante las páginas Chaval.es y Navegación-segura.es pretende proteger a los niños de “contenidos ilícitos, nocivos, engañosos y perjudiciales”.

Además de ofrecer consejos -“Vigile qué sitios ha visitado su hijo” o “Explique a sus hijos que nunca deben planear un encuentro con una persona que hayan conocido online”-, apuesta por Optenet para filtrar los contenidos relacionados con violencia, racismo, pornografía, construcción de explosivos, sectas, drogas y juegos.

Lo único que han demostrado hasta ahora las iniciativas políticas encaminadas a imponer filtros de contenido en lugares públicos es, en muchas ocasiones, su ineficacia. La censura de contenidos relacionados con el sexo o las drogas, por ejemplo, implica limitar el acceso a recursos de información muy útiles, también para los más jóvenes.

En resumen, el filtro de contenido puede ser una herramienta útil en manos de padres que sepan bien cómo utilizarlo, sobre todo sus herramientas para conocer ‘a posteriori’ los lugares visitados por los niños. Sin embargo, siempre deberán ser conscientes de que jamás sustituyen al control paterno: es un software que no sabe discernir lo lícito de lo que no lo es, y su utilidad es prácticamente nula si no va acompañado de formación y educación.

Paginación dentro de este contenido

  • Ir a la página anterior: « 
  • Estás en la página: [Pág. 2 de 2]

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones