Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Nuevas tecnologías > Internet y telecomunicaciones

Internet: ¿hacia un futuro de pago y bajo control?

Las principales compañías de telecomunicaciones estadounidenses han expresado su deseo de cobrar tarifas de acceso a los contenidos de Internet y hacerse con el control de los mismos

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: miércoles 26 abril de 2006

Con el argumento de que son ellos quienes ponen la infraestructura y soportan el excesivo consumo de determinadas actividades en la Red, los proveedores de acceso han revelado su intención de aplicar una estrategia comercial que les otorgaría el control y la regulación de todo lo que sucediera en el futuro en Internet. Por su parte, en Estados Unidos las asociaciones de internautas han comenzado a movilizarse en su contra.

¿Una Internet lobotomizada?

La mayor parte del consumo cultural está ya definido por las grandes empresas del entretenimiento y los conglomerados mediáticos

Para Berners-Lee, el peor escenario posible es aquel en que los ordenadores son tan baratos que son distribuidos de manera gratuita como objetos de promoción, junto con su propio sistema operativo, buscador y conexión a la Red, todos diseñados alrededor de ciertos productos y servicios. Para otros, lo peor no es la ‘capitalización’ de la Red, sino la censura. La mayor parte del consumo cultural está ya definido por las grandes empresas del entretenimiento y los conglomerados mediáticos. «¿Podemos permitirnos que controlen la Red?», se preguntan las asociaciones de internautas.

«Si no se interviene de manera activa», advierte el líder de Democraca Digital Jeff Chester, «los valores y los asuntos que de verdad nos preocupan, como los derechos civiles, la justicia económica, el medio ambiente o la democracia estarán amenazados por esta lucha por el control corporativo».

Chester comenta cínicamente que los bolsillos de las compañías ‘pro nucleares’ (que están a favor de cerrar Internet) están más llenos que los de las organizaciones que luchan por un mundo mejor. ¿Cómo podrían competir las segundas por un lugar en el espacio público? ¿Qué pasa con todas las representaciones culturales sin ambiciones comerciales?

«Se pueden imaginar infinitos escenarios», añade David Isenberg, analista de telecomunicaciones y miembro del ‘Berkman Center for Internet’ y de la Sociedad de la Escuela de Leyes de Harvard: «Quizá cobren menos por publicaciones que el proveedor considera políticamente aceptables y un precio mayor, quizá prohibitivo, para publicaciones que considera políticamente inaceptables; quizá no seamos capaces de acceder a ellas en absoluto».

La batalla, en el Congreso norteamericano

La ley norteamericana sobre las Telecomunicaciones protege la neutralidad de Internet estableciendo que las proveedoras no podrán priorizar unos contenidos sobre otros

La lucha por la neutralidad de la Red tiene lugar estos días en el Congreso de los Estados Unidos. Lo único que impide que las empresas que proveen de acceso a la Internet obtengan un poder absoluto sobre la red que consumen sus clientes es la ley norteamericana sobre las Telecomunicaciones, que protege la neutralidad de Internet estableciendo que las proveedoras no podrán priorizar unos contenidos sobre otros.

Según los datos de PoliticalMoneyLine (una web no comercial que recoge datos sobre campañas financieras), las empresas de telefonía y cable se han gastado más de 152 millones de dólares en hacer cabildeo (presión que ejercen los ‘lobbyes’) para conseguir cambiar la legislación.

En cuanto a Amazon, Microsoft, Yahoo!, etcétera, Cisco Systems ya ha hablado de cerrar acuerdos que comprometan y enriquezcan ambas industrias. Mientras las grandes compañías negocian entre ellas, sólo el sentido común de los tribunales de leyes pueden proteger al usuario, que tiene mucho más que dinero que perder.


Internet podría llegar a parecerse más a un centro comercial que a una comunidad cargada de futuro

Desde las asociaciones de usuarios de Internet se clama en favor de la riqueza y la diversidad de la Red, que depende de lo que hacen en ella millones de personas, muchas veces sin ambiciones comerciales, como las comunidades de software libre, la blogosfera (el conjunto de los blogs con todas sus interconexiones), las radios independientes, los ‘podcasters’ (usuarios que dejan sus grabaciones de audio en sus sitios web para que cualquiera se las descargue) o los foros de discusión.

Con estas personas, según expresan los representantes de los internautas, la Red es activa, interesante, abierta y libre. Hay lugar para proyectos culturales, alternativas políticas, diversión, talleres de soporte técnico, músicos sin discográfica, escritores sin editorial… Sin ellas, Internet podría parecerse más a un centro comercial que a una comunidad cargada de futuro.

Paginación dentro de este contenido

  • Ir a la página anterior: « 
  • Estás en la página: [Pág. 2 de 2]

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto