Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Nuevas tecnologías > Internet y telecomunicaciones

Robos de móviles

El bloqueo de las terminales, la única salida de los usuarios ante un delito cada vez más perseguido

Los teléfonos móviles se están convirtiendo en el botín más preciado por carteristas y amigos de lo ajeno. De hecho, durante 2003 se denunció el robo de más de 193.700 teléfonos, de los que casi 78.500 fueron bloqueados e inutilizados por sus dueños a través del IMEI, el número de identificación del terminal (comparándolo con el sector automovilístico, equivale a la cifra de bastidor de un vehículo). Aunque esto no devuelva el aparato a sus propietarios, sí es la única salida que tienen ante una actividad delictiva que ha tenido un importante auge en los últimos años. Pierden su móvil, pero al menos se aseguran de que el ladrón ni podrá llamar con él ni venderlo.

Sistema para desincentivar a los ladrones

Para inutilizar los móviles robados, desde junio de 2003 el Gobierno, a través de los ministerios de Sanidad y Consumo del Interior y del entonces denominado de Ciencia y Tecnología (ahora de Industria, Turismo y Comercio), junto a las tres empresas que operan en España (Telefónica Móviles, Vodafone y Amena) y los fabricantes, establecieron en todo el país un sistema electrónico con el que identificar el aparato desde el que se efectúa la llamada e impedir las comunicaciones desde el mismo. De este modo, se disuade el robo de móviles para su reventa en el mercado negro. España es el tercer país en la Unión Europea, después de Reino Unido y Francia, en poner en marcha una iniciativa de estas características.

Según explican fuentes gubernamentales, promotoras de estas medidas, con este sistema ocurre lo mismo que con el robo de una tarjeta de crédito, aunque en lugar de que el propietario lo comunique a la entidad bancaria, en este caso se dirigirá a la operadora con la que tenga contratado el servicio. Mediante esta comunicación, se bloqueará el terminal y dejará de tener valor.

A través de la solución técnica comprometida por todos los operarios, las compañías de móviles crearon una base de datos de terminales sustraídos, de modo que la consultan cada vez que hay una denuncia del robo. El objetivo es, precisamente, el bloqueo del terminal mediante el número de serie o IMEI.

¿Cómo saber cuál es el IMEI de mi móvil?

Este número aparece en el compartimento de la batería, en el embalaje del aparato, en la factura de compra, o en la pantalla del terminal si se marca “asterisco, almohadilla, 06, almohadilla”. Está compuesto por quince dígitos, que pueden estar escritos seguidos (352167404771005) o separados por signos, como por ejemplo barras (352167/40/477100/5).

Paginación dentro de este contenido


Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones