Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Nuevas tecnologías > Internet y telecomunicaciones

17 DE MAYO: DÍA MUNDIAL DE INTERNET

Seguridad o espionaje en Internet: ¿dónde está el límite?

Diferentes gobiernos estudian aprobar legislaciones que pueden vulnerar la libertad en Internet y la privacidad de sus usuarios

Internet es una parte del entorno civil
donde los ciudadanos realizan actividades sociales y comparten
información
. Por tanto, las mismas legislaciones pensadas para el
entorno físico también son extrapolables al entorno digital. Sin
embargo, gobiernos de todo el mundo desarrollan legislaciones
destinadas a un control férreo de la Red como una forma de luchar
contra delitos como el terrorismo, las ciberamenazas o la pornografía
infantil. El problema de estas medidas, a pesar de sus honestas intenciones, es que restringen la libertad individual y
violan la intimidad de las comunicaciones entre las personas.

Con motivo del Día Mundial de Internet, este artículo expone las diferentes leyes que se han presentado y que han levantado numerosas polémicas.

Imagen: Thomas Leuthard

Frente al Gran Hermano

Después de la lucha de la sociedad
civil contra las diferentes
medidas
tomadas
a nivel internacional
para salvaguardar la propiedad intelectual
en detrimento
de los derechos fundamentales de los ciudadanos
, el nuevo frente
está en evitar la adopción de medidas gubernamentales para tener un
control más férreo del ciberespacio y de las actividades que los
ciudadanos realizan en las redes sociales.

Hasta ahora, la interceptación y
monitorización de las comunicaciones de los ciudadanos han requerido la
aprobación expresa de un juez, pues estas están protegidas por
diferentes derechos fundamentales. En España, derechos como la vida
privada, el secreto de las comunicaciones, la intimidad personal o la
protección de datos solo pueden ser invalidados por una orden
judicial en el transcurso de una operación policial amparada por el
código penal. Violaciones de estos derechos sin causa se consideran
muy graves y han costado la carrera a jueces tan destacados como
Baltasar Garzón.

Hasta ahora, la interceptación y la monitorización de las comunicaciones de los ciudadanos han requerido la aprobación expresa de un juez

Sin embargo, los gobiernos,
democráticos y dictatoriales, se plantean ahora relajar las
restricciones a la vulneración de tales derechos. Argumentan que el
objetivo es mejorar la seguridad de los ciudadanos y aseguran que los
datos almacenados permanecerán seguros y lejos de usos comerciales o
represivos. Pero tal explicación no convence a decenas de
asociaciones de derechos civiles y activistas, entre los que se
encuentran los principales desarrolladores y creadores de Internet.

La sensación es que caminamos hacia
un escenario propio de la novela de George Orwell “1984”,
en la que un ojo onmipresente lo espiaba todo en nombre del poder máximo, el
Gran Hermano. Orwell reflejaba así la pesadilla que vivían millones
de ciudadanos en la órbita de los países comunistas bajo el terror
de Stalin. Los activistas creen que dicha pesadilla puede renacer
ahora bajo el “terror de los mercados financieros y sus
intereses”.

Espionaje en la cuna del liberalismo

En Reino Unido, el Gobierno prepara un
plan para permitir que las diferentes agencias de inteligencia y
cuerpos de seguridad puedan monitorizar Internet y las comunicaciones
de los ciudadanos británicos. Es decir, que permitirá grabar todas
las conversaciones de dichos ciudadanos sin su consentimiento ni la
supervisión de un juez.

Entre otros objetivos, el plan británico quiere vigilar todas las comunicaciones en redes sociales, las llamadas de teléfonos y los correos electrónicos

Entre otros objetivos, el plan británico
quiere vigilar todas las comunicaciones en redes sociales, los sitios
visitados por los ciudadanos británicos, las llamadas de teléfonos
sobre Voz IP, como el popular programa Skype, así como los correos
electrónicos. Una de las voces críticas a nivel internacional
contra estas medidas es Tim Berners-Lee, el creador de la Web y
asesor del gobierno británico en materia de datos públicos, quien
considera
que esta legislación “destruye los derechos humanos”
.

Berners-Lee teme que toda la
información que se genera en la monitorización de una persona pueda
ser después vulnerable
a robos
o a liberación por parte de administradores públicos
corruptos. Es decir, el almacenaje de toda esta indigente cantidad de
información confidencial y privada conlleva riesgos. No hay que
olvidar que los datos tienen un alto valor económico en el mercado.

Tras la SOPA, ahora la CISPA

En Estados Unidos, el pasado mes de
abril fue aprobada en el Congreso una nueva legislación denominada
CISPA
law
(Ley de Intercambio y Protección de Información de
Inteligencia Cibernética). Esta ley, que es tan polémica como las
anteriores de antipiratería SOPA
y PIPA, da autorización a las empresas privadas a compartir los
datos personales de los usuarios con el Gobierno y las diferentes
organizaciones de seguridad, en el caso de que un ciudadano sea
sospechoso de promover o participar en algún tipo de amenaza.

Es decir, esta ley permite saltarse la
autorización judicial previa que en la actualidad se exige para
poder monitorizar a un usuario. Ahora, la ley CISPA pasa al Senado
americano, donde deberá ser debatida y examinada antes de seguir
adelante con su aprobación. Muchos de los detractores de esta nueva
legislación creen que la forma en la que está escrita la ley es
demasiado ambigua y permitiría que pueda se utilizada para otros
fines; por ejemplo, como una forma de
vigilancia y control de la sociedad y como mecanismo de
represión en Internet.

La Casa Blanca emitió un comunicado oficial antes de la aprobación en el Congreso de la CISPA que muestra su firme rechazo a esta ley

La Fundación Mozilla ha
asegurado
que la ley CISPA atenta contra su privacidad, ya que
permite que las empresas y gobiernos puedan tener inmunidad a la hora
de acceder a información personal.

La Casa Blanca emitió un comunicado
oficial antes de su visto bueno en el Congreso que muestra
su firme rechazo
en caso de que fuera aprobada en su redactado
original. En su argumentación, el presidente Obama considera que
esta propuesta legislativa da poderes al Gobierno para que las
diferentes autoridades federales y empresas privadas puedan espiar de
forma sistemática las comunicaciones privadas de los ciudadanos con
la excusa de la lucha contra el terrorismo.

La Casa Blanca considera que se debería
replantear la interpretación sobre cuando se deben monitorizar los
datos privados de los usuarios por parte del Gobierno, pero no por
parte de empresas privadas. Reconoce, además, que el ciberespacio es
un espacio civil donde la seguridad y la privacidad no deben ser
excluyentes una de la otra. Es decir, que para dotar de mayor
seguridad a los ciudadanos no se tenga que violar de forma
sistemática la privacidad y libertades civiles.

La Unión Europea, contra las exportaciones de programas para ejercer la censura en Internet

El pasado mes de abril, el Parlamento
Europeo reclamó una normativa para reforzar
el control
de las exportaciones de aplicaciones informáticas por
parte de empresas de la Unión Europa a regímenes autocráticos, con
el fin de bloquear páginas web o ejercer algún tipo de censura de
Internet o en redes móviles. La UE considera que acciones como la
llamada “Primavera Árabe” han demostrado que Internet y las redes
sociales son importantes para ejercer el derecho a la libertad de
expresión y opinión. En este sentido, ha invitado a la Comisión
Europea a presentar antes de 2013 una propuesta legislativa para
mejorar el control del envío de este tipo de tecnología a terceros
países.

RSS. Sigue informado

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones