Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Nuevas tecnologías > Internet y telecomunicaciones

Tecnologías para prevenir y combatir catástrofes naturales

Las nuevas tecnologías aportan numerosos desarrollos eficaces que mejoran el trabajo de los servicios de prevención de catástrofes y emergencias

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: miércoles 3 octubre de 2007

Evitar incendios, prevenir inundaciones, sacar vivas a personas enterradas entre los escombros, restablecer una red de telecomunicaciones tras un terremoto que permita conectarse con pueblos aislados, localizar a personas accidentadas en zonas remotas… Todas estas acciones, que han cobrado trágica actualidad tras los recientes terremotos del norte de Italia, se han simplificado enormemente con la aparición de las nuevas tecnologías. Se aplican a diario desde los diversos centros de prevención y emergencias para controlar y actuar en caso de que así lo requiera la situación.

Rescate de personas

El rescate de
personas en situación de peligro es un tema que ha generado
algunas
polémicas

en el último año por el poco provecho que sacan algunos
servicios de emergencia de las ventajas que ofrece la tecnología
móvil. La realidad es que en los casos donde se puede
detectar el origen de una llamada que pide auxilio, la mejora con
respecto al pasado es muy sensible. Lo que antes podían ser
muertes seguras, hoy son en ocasiones rescates sin complicaciones
mayores.


¿Cómo funciona la localización de móviles?

El teléfono
móvil emite una señal que es captada por una antena
receptora. Esta rebota la señal a otras antenas de modo
que mantienen, por explicarlo de algún modo, la señal en
el aire, de manera que el usuario está localizado para hacer y
recibir llamadas.


Por la misma
regla de tres, un usuario accidentado con un móvil en la mano
emite una señal que captará la antena más
cercana. Por lo tanto, el operador de telefonía móvil
que le corresponda podrá conocer la posición aproximada
del usuario si sabe qué antena ha sido la que ha captado la
señal del móvil.

Si además
conoce en qué otras antenas ha rebotado la señal del
móvil, el operador podrá determinar un área
máxima entre antenas en la que se encuentra el usuario
accidentado. Cuanto más cerca estén las antenas entre
sí, más pequeña será la extensión donde
localizar la señal. Esta zona se conoce como «área
de triangulación».


Un usuario accidentado con un móvil en la mano emite una señal que captará la antena más cercana

En este principio
se basan las plataformas que han implantado las comunidades autónomas
de Madrid y Asturias para que sus servicios de emergencias 112
geolocalicen (sitúen sobre un mapa) de forma casi inmediata las
llamadas de emergencia hechas desde teléfonos móviles.
Los datos sobre el área de triangulación de la señal de
móvil son proporcionados de forma automática por el operador
del usuario que llama.

La implantación
de este sistema, complejo y de gran coste económico, supone un
notorio avance en la localización de personas accidentadas o
perdidas en zonas rurales aisladas, ya que acorta los tiempos de
rescate, algo que a veces puede ser la diferencia entre la vida y la
muerte.


Rescate mediante robots

Desde el ataque a
las Torres Gemelas y los desastres naturales en Asia y Carolina del
Norte, se han ultimado en EE.UU. muchos prototipos
destinados a encontrar supervivientes

entre los escombros. Cuando en 1999 el huracán
Floyd destruyó más de 57.000 casas y mató a 51
personas en Carolina del Norte, se enviaron a los «Inuktun», unos
pequeños tanques que no tuvieron demasiado éxito.


Desde aquella
experiencia, la investigación con robots de rescate ha
evolucionado mucho y ha creado prototipos que se adaptan a cualquier
imperfección del terreno; tanto, que pueden reconfigurar su forma para
colarse por orificios o grietas con el fin de detectar personas
vivas.

El investigador Craig Eldershaw, del
Centro de Investigación de Asistencia Robótica de Palo
Alto (California), creó dos robots, Hansel y Gretel, que
trabajan al unísono mediante el uso de una combinación de radio y
ultrasonidos para crear mapas en zonas devastadas antes de que actúen
los grupos de salvamento.


Siemens ha lanzado recientemente un dispositivo que permite comunicaciones de voz usando las estructuras sólidas como transmisor

Otros prototipos, como la «serpiente»
de Howie Choset, de la Universidad de Carnegie Mellon (Pittsburgh),
consiguen escurrirse entre los restos de un edificio derrumbado en
busca de supervivientes.

Finalmente, Siemens ha lanzado
recientemente el dispositivo Tedra
(«Through Earth Digital Radio Appliance»), que permite comunicaciones
de voz mediante el uso de las estructuras sólidas como transmisor, lo cual
facilita una comunicación fluida entre una persona enterrada,
o sumida en una gruta, y la superficie donde están los equipos
de rescate.

Cámaras contra el fuego

En el apartado de
la prevención contra desastres naturales destaca el uso de
sofisticados sensores que se sitúan en puntos claves de un área
y envían continuamente datos sobre diferentes parámetros,
de modo que por su evolución se pueda conocer el riesgo de
desastre.


En la sierra
litoral de Collserola, especialmente controlada por estar en la
retaguardia de la ciudad de Barcelona, se han instalado numerosas
cámaras dispersas

entre los bosques de pinos y robles, con el objetivo de que dibujen un
mapa de temperaturas de la zona. Cualquier elevación brusca de
la temperatura en un determinado sector se ilustrará
inmediatamente en el mapa como una anomalía (un principio de
incencio) y podrá ser controlada con eficacia y rapidez.

En otras áreas
usan microchips con sensores múltiples y antenas emisoras de
rayos infrarrojos, que son capaces de captar datos sobre el terreno
de diferentes parámetros y además establecen una red de
comunicaciones entre ellos para hacer llegar dicha información a un
ordenador central. Estos microprocesadores se dispersan de forma uniforme por las zonas
que se quieren controlar y se conocen como «polvo
inteligente
«.


Otra opción
es utilizar los datos que captan los satélites de una
determinada región, como por ejemplo Centroamérica, con el fin
de usarlos para la prevención de grandes lluvias e
inundaciones. Esto es lo que se hace desde la Universidad de San
Diego, California, con las imágenes procedentes del satélite
geoestacionario GOES, que permiten
estimar
la cantidad de lluvia prevista en base a la
temperatura de las nubes y, de este modo, conocer en tiempo real la
distribución de las precipitaciones.

Paginación dentro de este contenido

  • Ir a la página anterior: « 
  • Estás en la página: [Pág. 2 de 2]

RSS. Sigue informado

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto