Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Nuevas tecnologías > Internet y telecomunicaciones

Tiendas para descargar películas por Internet

Varias empresas venden descargas de filmes a unos consumidores cada vez más habituados a obtenerlas a través de las redes P2P

La
industria del cine, que escarmienta con todo lo que le sucede a la
musical, ya ha abierto la posibilidad de que se vendan y alquilen
películas descargadas de Internet. De momento, este servicio
se circunscribe casi exclusivamente a los Estados Unidos y las
tiendas pertenecen a firmas como Apple, Amazon o AOL, que venden a
unos precios muy similares a los del DVD.

¿Cómo son las tiendas de cine online?

/imgs/2006/11/pelidownload5.gif

En estos momentos, las
tiendas que venden películas no sólo se encuentran
circunscritas casi exclusivamente a Estados Unidos, sino que
presentan otras limitaciones. Menos iTunes, nacida del fabricante de
los ordenadores Macintosh, todas las demás tiendas exigen que
se acceda con Windows y que se tenga Windows Media Player e Internet
Explorer, mientras ninguna da la posibilidad de acceder a través
de sistemas operativos libres, como GNU/Linux.

Alquiler o compra

Si
el usuario cumple estos requisitos, se encontrará con dos
fórmulas para ver la película que desea: alquilarla o
comprarla. Las tiendas todavía
no han implantado una tarifa plana que permita ver todos los filmes
que se deseen por una cantidad mensual, al estilo de las fórmulas
que existen en el negocio de las descargas musicales.


La mayoría cuentan con sistemas de ‘streaming’ que permiten ver
la película en un lapso de tiempo que oscila entre los 30
segundos y los 10 minutos

Si
opta por descargarla en la modalidad de alquiler (ofrecido por todos
los servicios menos iTunes), el consumidor dispondrá de un
periodo determinado de tiempo, 30 días es lo habitual, hasta
el momento en que decida visionarla. A partir de que el filme
comienza a reproducirse, el sistema fija un máximo de 24-48
horas para poder visionarla, transcurrido el cual se borrará
automáticamente la película.

En
cambio, si opta por la compra, el concepto es similar a la
adquisición física del filme, con las particularidades
de que se descarga de Internet y de que presenta restricciones DRM
para evitar que se comparta a través de las redes P2P.
Obviamente, alquilar la película (a partir de un dólar)
es más barato que comprarla (a partir de nueve dólares,
aunque los estrenos se van a los 14 y 20 dólares).

Métodos de descarga

A
partir de aquí comienza la descarga de la película, un
trámite cuya duración variará en función
de la velocidad de descarga que tenga el consumidor. Estas empresas
tratan de optimizar el proceso de envío de la película
de diversas formas. Por ejemplo, AOL hace uso de la computación
distribuida
,
es decir, hace participes a sus clientes de la distribución de
los contenidos, aunque (a diferencia del P2P donde todos los miembros
de la Red pueden enviar y recibir) sólo AOL pone contenidos en
la Red.


El sistema presenta características ya vistas en programas P2P, como el envío de datos desde los lugares más cercanos al consumidor

De
esta forma, el sistema presenta características ya
vistas en programas P2P, como el envío de datos desde los
lugares más cercanos al consumidor por parte de varios
usuarios simultáneamente, capacidad para reanudar las
descargas desde el punto en que se han interrumpido, y que se
incremente el ancho de banda aportado cuando el usuario no usa su
conexión.

Afortunadamente, no
siempre habrá que esperar a que el filme se descargue
completamente para poder verlo, porque la mayoría cuentan con
sistemas de ‘streaming’ que permiten ver la película en un
lapso de tiempo que oscila entre los 30 segundos y los 10 minutos,
mientras el archivo continúa descargándose en segundo
plano para completar todo el visionado. Con este método, se
hace prácticamente realidad el vídeo bajo demanda.


Una
vez descargado el archivo de la película (generalmente en
formato Windows Media Video, excepto iTunes) estas empresas
proporcionan software que permite visualizar el filme, como, por
ejemplo, el Movielink Manager o el propio iTunes.

Paginación dentro de este contenido


Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones