Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Nuevas tecnologías

La Asociación de Internautas detecta un incumplimiento generalizado de la normativa sobre el “spam”

Dice que de un total de 200 mensajes comerciales analizados, ninguno se ajustaba a la Ley de Internet

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: miércoles 4 diciembre de 2002
Un estudio realizado por la Asociación de Internautas (AI) revela cómo, a pesar de la entrada en vigor de la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información (LSSI), el problema del "spam" o correo electrónico no deseado, dista mucho de estar resuelto en España.

Según la AI, numerosas empresas siguen sin cumplir con lo establecido en el artículo 20 de la ley, en el que se especifica que "las comunicaciones comerciales realizadas por vía electrónica deberán ser claramente identificables como tales y deberán indicar la persona física o jurídica en nombre de la cual se realizan". La realidad, tal y como pone de manifiesto el estudio de la AI, es que, de un total de 200 mensajes comerciales analizados, ninguno cumplía con esas obligaciones.

Desde la entrada en vigor de la Ley Internet y por espacio de varias semanas, un equipo de la AI ha ido recogiendo numerosos mensajes no solicitados de correo electrónico, hasta un total de 200. De cada uno de estos mensajes se guardaron las direcciones electrónicas del remitente y del destinatario, la fecha y la hora de recepción y la dirección IP del remitente. "Ha sido frecuente -señala el estudio- no encontrar alguno de estos campos, ya que es práctica habitual en los emisores de publicidad la ocultación de alguno de los datos referidos, especialmente la dirección IP del servidor y la dirección electrónica del remitente. Se ha procedido posteriormente a identificar en lo posible la ubicación física del servidor del que procedían los mensajes mediante el empleo de programas y páginas web de rastreo. Cuando el mensaje lo ha permitido, se ha tratado de identificar la empresa que lo remitía, ya que en muchos casos el nombre de la empresa se oculta bajo seudónimos".

Los resultados, según Víctor Domingo, presidente de la AI, "son desalentadores". En efecto, sólo 43 de los 200 mensajes de spam analizados incluían en su cabecera el campo "responder a" y 32 de ellos ocultaban deliberadamente sus datos IP, de forma que resultó imposible determinar su servidor de origen. Apenas un puñado de ellos incluía una posibilidad clara para darse de baja.

Identificación imposible

En 27 mensajes (13,6%) no ha sido posible identificar la ubicación del servidor de correo saliente, ya que se había borrado cualquier referencia al mismo. Incluso en la mayoría de los casos el remitente se ha demostrado falso. Otros 48 (24,1%) han dado como resultado una IP privada que no facilitaba la ubicación del emisor del mensaje. En el resto (124, el 62,3%) se ha podido ubicar el país de origen.

Resulta muy significativo comprobar cómo, de los correos analizados, un 77,4 % procede de fuera de la UE, por lo que no están sujetos ni a la ley española ni a la normativa de la Unión Europea sobre spam. En concreto, el informe señala que "de los mensajes procedentes de fuera de España, los que tienen su origen dentro de los países de la UE son una cantidad mínima (10%). Es evidente que la Directiva 2000/31/CE del Parlamento Europeo se está tratando de imponer en toda la Unión y por este motivo los envíos desde dentro de cualquier país europeo se han reducido notablemente". Por otra parte, "puede decirse que los mensajes procedentes de países no comunitarios han aumentado en la misma proporción en que han disminuido los que proceden de la UE".

En cuanto a sus contenidos, el informe señala que "mientras la práctica totalidad de los mensajes procedentes de España tienen fines comerciales (ofertas de venta o distribución), los procedentes de fuera de la UE centran su publicidad en productos milagro, páginas pornográficas o casinos".

La AI concluye que, en nuestro país, salvo algunas grandes empresas que "si bien no han adaptado totalmente sus envíos y comunicaciones a la norma vigente sí tratan de hacerlo", la mayoría de las compañías que envían "spam" "han hecho una interpretación de la norma muy particular, que va desde el consentimiento implícito por el hecho de recibir un mensaje de correo a casi tener que pedir disculpas los destinatarios por recibir esos mensajes basura".

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones