Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Nuevas tecnologías

Las discográficas denuncian por primera vez en España a un creador de software

Reclaman 13 millones de euros al responsable de las web Blubster, Piolet y Manolito

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: viernes 6 junio de 2008
Promusicae, la asociación que aglutina a la mayoría de las discográficas españolas, y las multinacionales Universal, Sony-BMG, Warner y EMI han presentado una demanda contra Pablo Soto Bravo en la que le reclaman 13 millones de euros por crear las páginas web Blubster, Piolet y Manolito. Estas páginas proporcionan programas P2P ("punto por punto") para el intercambio de música entre particulares.

Se trata de la primera denuncia que se presenta en España contra un creador de software. El motivo, según los demandantes, es que Soto desarrolló sus aplicaciones informáticas "con evidente ánimo de lucro" y con "una conducta parasitaria" para obtener provecho de la obra de otros. Las discográficas señalan que, tras un "cálculo conservador", los perjuicios originados se elevarían a la citada cantidad que reclaman, y exigen además la clausura de los tres portales.

Las tres redes P2P creadas por Soto se engloban en la plataforma ManolitoP2P (MP2P) y están concebidas para el intercambio de música. La media de usuarios conectados simultáneamente a estas páginas ha rondado en los últimos meses las 235.000 personas.

Las redes P2P creadas por Soto se engloban en la plataforma ManolitoP2P (MP2P) y están concebidas para el intercambio de música

Pablo Soto se defiende aduciendo que su compañía MP2P Technologies es una empresa "normal", con domicilio legal en Madrid. La firma, que opera desde el año 2000, "genera ingresos como cualquier otra". La única diferencia, dice, es que el software que han desarrollado "permite el movimiento de archivos digitales a través de Internet con una facilidad que no había antes".

El programador explica que su software es "una herramienta que sirve para intercambiar archivos de música entre particulares de forma sencilla" y a la que se le pueden dar "diferentes usos" de los que, a su juicio, no se puede culpar al creador. Soto lamenta que las discográficas en lugar de abrazar la tecnología, elijan un camino "que les llevará a su propio final".

Antecedentes

En principio, vistos los antecedentes en este tipo de casos, la denuncia contra Pablo Soto tiene pocas posibilidades de prosperar, si bien nunca hasta ahora se había demandado a un creador de programas P2P.

La Audiencia de Cantabria confirmó que descargarse archivos de Internet y compartirlos no es delito siempre que no haya ánimo de lucro

Recientemente, la Audiencia de Cantabria confirmó que descargarse archivos de Internet y compartirlos con otros usuarios no es delito siempre que no haya ánimo de lucro, aunque reconoció que se trata de un acto ilícito civil que puede dar lugar a responsabilidades. De esta forma absolvió a un internauta que se enfrentaba a dos años de cárcel por realizar copias de discos, películas y videojuegos e intercambiarlas a través de la Red.

También cabe recordar que el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (UE) sentenció que las operadoras de telefonía no están obligadas a dar los datos de los clientes que intercambian música en Internet para proteger los derechos de autor. El alto tribunal resolvió así una consulta planteada por el Juzgado de lo Mercantil número 5 de Madrid con relación a la petición de Promusicae para que Telefónica le comunicase los nombres y direcciones de determinados internautas a los que había identificado a través de las direcciones IP, así como la fecha y hora de su conexión. Según la asociación de productores musicales, estos usuarios se habían descargado, a través del programa Kazaa, archivos musicales protegidos por derechos de autor.

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones