Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Nuevas tecnologías

Ocho de cada diez robos de información a través de la Red se deben a descuidos de los usuarios

La aplicación de una serie de medidas básicas de seguridad impide este tipo de delitos

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: jueves 11 diciembre de 2003
Recientemente, un ciudadano húngaro y otro estonio sustrajeron 10.000 euros del Club Deportivo Natación Bidasoa, de la localidad guipuzcoana de Irún, de una forma muy poco ortodoxa. Los estafadores emplearon medios informáticos para acceder a los datos bancarios del club y efectuar dos traspasos de 5.000 euros a una cuenta de una entidad de Barcelona. Ambos fueron detenidos por la Policía.

Operaciones de este tipo ponen en duda la seguridad de los datos en Internet. Desde las empresas de seguridad reconocen que si no se actúa correctamente, la confidencialidad de los usuarios puede desmoronarse.

Los especialistas en seguridad informática calculan que el 80% de los robos de información a través de la Red se debe a descuidos personales, errores humanos, y no tanto a fallos del sistema informático, como se suele pensar. Dejar guardada, por ejemplo, en un fichero del ordenador la contraseña de acceso a un banco "online" representa un enorme riesgo. En otros casos, "hay gente que tira documentos confidenciales directamente a la papelera del ordenador, sin caer en la cuenta del auténtico vivero de nombres y teléfonos que acaban de depositar, resultando útiles para fines fraudulentos", dice Igor Unanue, director técnico de la empresa de seguridad "s21sec".

Según los expertos, las medidas de seguridad que se deberían aplicar con los sistemas informáticos brillan por su ausencia. No existe una conciencia de su uso y de ahí nace la vulnerabilidad. "Hemos aprendido a utilizar el navegador, el ordenador (...) etcétera, pero no hemos interiorizado las medidas de seguridad que cada persona debe tomar cuando hace uso de esas tecnologías", señala Unanue.

Banca "online"

Otra cuestión que se plantean muchos es si realmente nuestros datos están a salvo en bancos y cajas. Las entidades financieras disponen de una banca "online", un acceso a las cuentas, de manera que si alguien consiguiera sobrepasar ese nivel de seguridad, automáticamente tendría acceso a las cuentas de los clientes y podría realizar las transacciones que quisiera. "En realidad, las entidades toman sus medidas, pero si algún usuario cometiera un error, por supuesto que pueden suceder casos como el de Irún", asegura Unanue.

Los expertos insisten en que en las aplicaciones de la banca "online" las sesiones deben finalizar correctamente. Existe para ello una función -cerrar sesión- que resulta fundamental. "Cerrar una sesión significa que nadie más pueda entrar en esa página web que ha dejado abierta. No se debe apagar el navegador directamente sin haber cerrado esa función", subraya Unanue. "Si no lo hacemos, bastaría una consulta a nuestras cuentas desde un cibercafé, por ejemplo, para que el siguiente usuario que se sentara frente a ese ordenador pudiera acceder a ellas", añade.

Robos como el efectuado en el club de Irún son poco frecuentes en España, pero hay otros que sí son más habituales, como la duplicación de tarjetas de crédito para su posterior venta con fines fraudulentos. El objetivo: simular compras que, lógicamente, van cargadas a las cuentas de las víctimas.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones