Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Nuevas tecnologías

Cursos de mecanografía online

Si se utiliza un ordenador, nunca es tarde para aprender a escribir a máquina correctamente, ahorrar tiempo y ganar en productividad

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: miércoles 13 septiembre de 2006

Saber
mecanografía ya no es un requisito tan habitual en las
demandas de empleo, y sin embargo, en el trabajo diario, puede
suponer una importante ventaja. Cuando se escribe sin mirar el
teclado se produce más en menos tiempo, se cometen menos
errores, y el nivel de estrés es más bajo.

Manos a la obra

¿Alguna
vez se ha fijado en las dos marcas en relieve que hay en las teclas F
y J de su teclado? Están ahí por una buena razón.
Si se aprende a utilizarlas ya no se necesitará mirar al
teclado para escribir.


Mirar al teclado es la aproximación natural, sin embargo no resulta la más efectiva

Mirar al
teclado es la aproximación natural, pero no es la más
efectiva. La primera vez que una persona se acerca a un teclado, la
situación no resulta cómoda ni natural. Para escribir
la palabra ‘siesta’, por ejemplo, es posible que levante las manos,
mire durante un rato las filas de teclas, y encuentre finalmente la S
en el lado de la izquierda y entonces la pulse con el dedo índice
de su mano derecha, si es diestro. Aún queda la letra I y
sucesivas.

/imgs/2006/11/cursosmecano2.gif

Con el
tiempo y el uso, el cerebro se forma un mapa del teclado, y se sabe
más o menos la posición de las teclas sin necesidad de
mirar demasiado. También se incorporan otros dedos a la tarea.
De este modo hay personas que teclean a una velocidad razonable, pero
también suelen cometer errores que luego deben corregir,
perdiendo mucho tiempo.

La mayoría
de los errores de tipografía se deben a que la posición
de las manos no es siempre la misma sobre el teclado, y con
frecuencia se pulsa la tecla equivocada, o dos teclas a la vez. Esto
también obliga a mirar de vez en cuando a las teclas. Aquí
es donde entran en juego las marcas de las letras F y J.

El ‘método ciego’
La mayoría de los errores de tipografía se deben a que la posición de las manos no es siempre la misma sobre el teclado

La base
del ‘método ciego’ de mecanografía es mantener una
posición fija de las manos sobre el teclado, con el dedo
índice de la mano izquierda sobre la letra F y el de la mano
derecha sobre la letra J. A partir de ahí se asigna cada tecla
a un dedo de la mano. Por ejemplo, la letra A se pulsa con el meñique
de la mano izquierda, que es el que queda más cerca.

Con un
poco de práctica, el cerebro llega a olvidarse del mapa de las
teclas, y se concentra en los movimientos de los dedos, como si se
tratase de un baile. Para quien sabe mecanografía, basta con
pensar en una palabra y tener las manos en la posición
correcta. Los dedos se ocupan del resto, y la palabra aparece en
pantalla. El cerebro no está utilizando la memoria visual,
sino la memoria motora. El proceso es mucho más rápido.


/imgs/2006/11/cursosmecano3.gif

Ya no hace
falta mirar el teclado. Cuando los ojos tienen que mirar a la
pantalla y al teclado, es necesario cambiar el enfoque. Unas cuantas
horas de este ejercicio bastan para cansar la vista más aguda,
y en ocasiones levantar un buen dolor de cabeza. Si la mirada está
fija en la pantalla, los ojos se cansan menos.

Además,
al escribir sin mirar se puede copiar un texto desde un papel con
mucha mayor facilidad. También es más rápido
descubrir los errores que se han cometido en la pantalla y
corregirlos inmediatamente.

Cuando se automatiza el proceso de escribir, resulta tan natural como andar o conducir un coche

Hay aún
otra ventaja. Cuando se automatiza el proceso de escribir, resulta
tan natural como andar o conducir un coche. Esto quiere decir que ya
no es necesario pensar en ello, y la mente está libre para
concentrarse en otras cosas.

Paginación dentro de este contenido


Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones