Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Nuevas tecnologías

Un proyecto del CSIC permitirá a los internautas poner sus ordenadores al servicio de investigaciones científicas

La iniciativa se basa en la utilización de los recursos de los ordenadores personales cuando permanecen inactivos

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: lunes 23 junio de 2008
El Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) acaba de presentar el proyecto Ibercivis, un experimento pionero en España. Esta iniciativa está concebida como "el primer ordenador ciudadano", pues su tecnología se basa en la utilización de los recursos de los ordenadores personales cuando estos permanecen inactivos.

La complejidad de cálculo que presentan algunas investigaciones científicas obliga al empleo de costosos superordenadores que pronto quedan obsoletos. Así pues, basándose en un modelo empleado hace tiempo en Estados Unidos, el CSIC propone a los ciudadanos que quieran colaborar la posibilidad de ceder parte de la potencia de su ordenador cuando no la estén utilizando.

"Los usuarios utilizan sus ordenadores por debajo de sus posibilidades totales", señaló el director de la iniciativa, Alfonso Tarancón. El CSIC, por tanto, quiere aprovechar este remanente para desarrollar ciertas tareas de modo remoto a sus sistemas, liberando así memoria operativa y consiguiendo agilizar los engorrosos procesos de cálculo. El usuario, que sólo necesita tener un ordenador con conexión a Internet, podrá decidir qué cantidad de recursos quiere dedicar a la ciencia y durante cuánto tiempo.

Rellenar un formulario

El interesado debe rellenar un formulario ubicado en la página web y decidir hasta qué punto quiere implicarse en la investigación. Una vez conformado el acuerdo, su equipo quedará conectado con Ibercivis, el servidor central, que detectará la actividad del terminal y, una vez esté libre, le asignará tareas. Los resultados obtenidos serán remitidos al Centro de Investigaciones Energéticas, Medioambientales y Tecnológicas (CIEMAT), donde serán procesados y enviados al departamento pertinente. La relación entre el usuario e Ibercivis no se limitará al mero intercambio de datos. Así, el equipo de científicos mantendrá un canal abierto de información con los propietarios de los terminales, a través del cual se le transmitirá el estado de la investigación y los resultados de la misma.

Desde el CSIC estiman que al menos 150.000 internautas se unirán al proyecto. Este optimismo deriva del éxito obtenido en la experiencia previa, el proyecto Zivis. Impulsado por la Universidad de Zaragoza en colaboración con el CIEMAT, Zivis contó con una aportación popular muy por encima de las expectativas, permitiendo computar casi 800.000 horas de cálculo científico, 20 veces más de lo vaticinado por los organizadores.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones