Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Nuevas tecnologías

Un tribunal japonés absuelve al creador de un programa P2P

Considera que esta tecnología tiene otros usos distintos al tráfico de copias "piratas"

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: lunes 12 octubre de 2009

P2P (Peer-to-Peer) ha sido absuelto por el Tribunal Superior de Justicia de Osaka (centro de Japón). La sentencia considera que esta tecnología tiene otros usos distintos al tráfico de copias “piratas”.

Isamu Kaneko, creador del programa P2P “Winny”, que permite el intercambio en Internet de archivos, entre ellos música y películas, de forma gratuita, ha sido absuelto tras ser acusado en una instancia inferior por violar las leyes de propiedad intelectual. El Tribunal Superior de Osaka considera que “este software tiene varios usos y que esta tecnología debe ser considera neutral”, con lo que desvincula su creación con el incumplimiento de las leyes antipiratería.

El fallo afirma que Kaneko no promovió actividades ilícitas con el uso de su programa, a pesar de que era consciente de que este tipo de software tiene un alto riesgo de usos que inciden en violaciones de los derechos de autor. Tras conocer la sentencia absolutoria, Kaneko ha dicho que los programadores pueden estar ahora más tranquilos. Por su parte, el fiscal del caso, Shigeru Ota, ha lamentado la sentencia y ha asegurado que estudiarán recurrir el fallo ante el Tribunal Supremo de Japón.

El programa “Winny” apareció en Internet en 2002 de la mano de Kaneko, quien al año siguiente fue denunciado por favorecer que las personas se dedicaran a poner a disposición de los internautas juegos y películas. En 2006, un tribunal de la ciudad de Kioto condenó a Kaneko a pagar 1,5 millones de yenes (11.500 euros) de multa por favorecer la violación las leyes de derechos de propiedad intelectual. El creador de “Winny” recurrió entonces la sentencia al considerar que suponía una amenaza para los programadores informáticos, mientras que la Fiscalía rechazó el fallo, ya que exigía que el acusado cumpliese un año de prisión.

Este caso resulta muy similar al del creador español de programas Pablo Soto, a quien las discográficas Emi, Universal, Warner y Sony reclaman 13 millones de euros por competencia desleal y por violar derechos de autor.

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones