Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Viajes > Derechos y trámites burocráticos

Alquilar una casa de vacaciones a un particular

Es importante suscribir un contrato en el que se establezcan las condiciones

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: viernes 21 abril de 2006
A la hora de preparar las vacaciones, sobre todo si se viaja en familia o con amigos, la posibilidad de alquilar una casa a un particular se presenta como una opción tentadora. El periodo de alquiler, ya se trate de un apartamento, piso, chalé o villa en el campo, normalmente suele establecerse por semanas, aunque también pueden contratarse menos días.

Existen numerosas agencias inmobiliarias y de viajes que ofrecen estos servicios, así como portales de Internet que ayudan en la tarea de buscar este tipo de casas en cualquier lugar del mundo y aseguran el trato directo entre particulares.

No obstante, organizaciones de consumidores como la Federación Andaluza de Consumidores y Amas de Casa Al-Andalus recomiendan que sean tenidas en cuenta algunas cuestiones, tanto si el inmueble está en la playa como en la montaña:

- Es importante suscribir un contrato entre particulares, en el que se establezcan las condiciones en las que se va a producir el alquiler de la vivienda así como los derechos y deberes que asisten tanto al arrendatario como al inquilino. También es recomendable que el propietario haga entrega de un listado con los bienes (menaje y otros utensilios) que haya en el interior de la vivienda en el momento del alquiler de la misma.

- El precio es libre, por ello casas de similares características pueden alquilarse por precios muy diferentes, con oscilaciones -según ha comprobado Al-Andalus- que van desde los 240 hasta los 500 euros por cuatro días. Esta diferencia de precio, -más del doble-, pone de manifiesto la conveniencia de empezar a mirar cuanto antes si tiene pensado alquilar, ya que así se podrá comparar y se tendrá más posibilidades de encontrar la que más se adecue a cada necesidad.

- Lo mejor es visitar la vivienda antes. Si no puede hacerse, es aconsejable pedir al propietario que indique su situación detalladamente, que describa los servicios que cuenta alrededor, si el edificio tiene ascensor (en caso de que sea una planta alta), si se halla cerca de la playa (si está en la costa), y todos los datos que puedan ser de utilidad para que el inquilino pueda hacerse una idea lo más próxima posible a la realidad y no llevarse sorpresas desagradables al llegar al lugar elegido.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones