Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Viajes

Diversos problemas retrasan hasta febrero el peaje para los camiones que circulen por Alemania

La demora en la instalación del sistema electrónico causará unas pérdidas mínimas de 800 millones de euros

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: domingo 19 octubre de 2003

Este nuevo equipo ofrece al Gobierno alemán la entrega del producto contratado para el próximo 1 de febrero como "el único plazo realista". Si esa fecha fuera la definitiva, el Estado alemán habría perdido unos 800 millones de euros. Una comisión parlamentaria exige la revisión de los contratos y la comparecencia de los responsables bajo una lluvia de peticiones de dimisión del ministro de Transporte, Manfed Stolpe.

Para comprender la irritación que ha causado el fracaso de Toll Collect, hay que remontarse a 1998, cuando el Ejecutivo alemán acordó la creación de un peaje electrónico para camiones que acabó cifrado en 12,4 céntimos de euro por kilómetro para los vehículos pesados de más de 12 toneladas. El peaje supondría un ingreso para el Estado de unos 156 millones de euros mensuales. En 2002, el consorcio Toll Collect de las prestigiosas Daimler-Chrysler, Deutsche Telekom junto con la francesa Cofiroute ganó el concurso público contra Vodafone, Shell y BP, y se comprometió a poner en marcha en agosto de 2003 un sistema de pago de última generación. El sistema evitaría que los vehículos paren en el peaje mediante tres sistemas de pago: el registro automático por la instalación de un instrumento en el vehículo que permite controlar su ruta vía satélite (GPS); el registro manual por Internet, una fórmula que permite al camionero o a su empresa comunicar el trayecto previsto por el vehículo sobre carreteras alemanas; o la compra de una especie de billete en una de las 3.500 terminales de Toll Collect distribuidas por gasolineras y áreas de servicio.

Pero en junio de este año ya se supo que el ritmo de producción de los OBUS (unidades a bordo) era preocupante: de los 450.000 aparatos necesarios apenas estaban listos 75.000 y el ritmo de producción no superaba los 25.000 a la semana cuando la salida en septiembre requería un ritmo de 42.800 semanales.

En julio, el Gobierno alemán dijo que los dos primeros meses de entrada en vigor del peaje se practicaría un "test de prueba" en el que los usuarios no tendrían que pagar, período que fue retrasado después hasta el 15 de octubre. Apenas comenzó la prueba, surgió el caos. En las dos primeras semanas de funcionamiento, los supervisores del sistema detectaron graves problemas de interferencias: con los móviles, los fallos de programación hacían caer el sistema todos los días. Los informes de los inspectores mencionaban instalaciones eléctricas torpes y errores de bulto. El registro a través de internet permanecía bloqueado durante horas y resultaba inaccesible para el usuario. Todas estas razones han llevado esta semana al ministro de Transporte a amenazar con la rescisión de los contratos hasta mayo de 2004.

Etiquetas:

alemania camiones peaje

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto