Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Viajes > Derechos y trámites burocráticos

Exceso de equipaje

El peso máximo permitido depende la propia compañía y de si el vuelo es nacional o internacional

Cada día son más quienes optan por volar de un punto a otro en lugar de soportar varias horas de viaje en coche, tren o autobús. En este sentido, las compañías aéreas de bajo coste han servido para impulsar este tipo de traslados aunque, a la vez, han obligado al pasajero a tener que controlar más lo que guarda en su maleta. Resultan más inflexibles a la hora de permitir el exceso de equipaje e, incluso, algunas han optado por incrementar la capacidad del equipaje de mano y reducir la del facturado. No cumplir las normas puede costarle al viajero hasta siete euros por cada kilo que exceda el límite permitido.

Tarifas

Generalmente, las compañías españolas tienen como norma que por cada kilogramo de peso que exceda la franquicia gratuita, el pasajero abone un 1% o un 1,5% de la tarifa de ida del billete más alta en clase económica.

Como excepción, en los vuelos desde España al resto de Europa o Chile, la compañía aérea Iberia aplica un cargo de diez euros por cada kilogramo de exceso, mientras que desde Chile a España y al resto de Europa son diez dólares. Dentro de Europa el recargo es del 1,4 %.

British Airways, por su parte, ofrece la posibilidad de transportar el equipaje sobrante de dos formas, en función de la urgencia con la que se necesite. Así, si se quiere que todas las maletas viajen con el pasajero, se aplicará la tarifa de exceso de equipaje, mientras que, de lo contrario, formará parte del “equipaje no acompañado”.
Esta última modalidad permite únicamente el envío de artículos personales -instrumentos musicales, documentos, licores, mobiliario doméstico o perfumes, entre otros-, que deben ir en maletas cerradas con llave (que se entregará al personal de la compañía). El pasajero deberá hacerse cargo de la documentación y los costes del envío, que dependerán de las tasas tanto de la propia línea aérea como de la aduana.

En cuanto a las compañías de bajo coste, muy de moda en los últimos años y de gran aceptación entre los turistas, tanto las franquicias como las tarifas pueden llegar a variar respecto al resto de compañías en cantidades superiores a cinco kilogramos de peso y seis euros de tasa.

En concreto, la inglesa Easyjet permite a cada pasajero como equipaje de mano un bulto cuyas dimensiones no superen 55 x 40 x 20 centímetros y establece la franquicia gratuita del equipaje facturado en 20 kilogramos, además de un máximo de 10 kilogramos en material deportivo. En total, el peso máximo de equipaje de bodega permitido por pasajero es de 30 kilogramos -incluido el equipo deportivo- y el peso máximo por pieza se fija en 32 kilogramos. Superar estas cantidades implica un recargo adicional de 6,5 euros por kilo o 24 euros por trayecto.

Si la intención es viajar a Italia, la línea aérea Volare cuenta con un límite de 160 centímetros cúbicos y quince kilogramos para un máximo de dos maletas. Sobre cada kilo de exceso, se paga un suplemento de cinco euros para vuelos nacionales italianos y de siete euros para vuelos internacionales. Llevar tres o más piezas y superar las dimensiones marcadas conlleva el abono adicional de veinte euros por pieza.

Para volar hasta Alemania, la compañía de bajo coste Air Berlin fija una franquicia gratuita de 20 kilogramos, aunque para estancias superiores a 28 días, ésta cifra se incrementa hasta 30 kilogramos. El peso máximo por pieza es de 32 kilos y, en cabina, es posible transportar una pieza de seis kilogramos. El equipaje extra se paga con cuatro euros por kilo.

“Siempre que las condiciones del avión lo permitan, se podrá facturar más peso del contemplado en la franquicia, pero habrá que pagar la cantidad establecida en concepto de exceso de equipaje, que viene marcada por la propia compañía”, recuerda un portavoz del Ministerio de Fomento.

En este sentido, destaca el caso de Ryanair, con rutas entre una decena de países europeos y que el pasado mes de julio anunció el incremento de la capacidad del equipaje de mano de siete a diez kilos y la reducción del facturado de 20 a 15 kilos. Además, en un intento por “incentivar” al pasajero a viajar con menos bultos y reducir las colas en el mostrador de facturación y en la cinta de recogida, la compañía fijó en 2,98 euros la penalización por exceso de equipaje, frente a los 2,65 euros anteriores.

Paginación dentro de este contenido


Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones