Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Viajes > Derechos y trámites burocráticos

Exceso de equipaje

El peso máximo permitido depende la propia compañía y de si el vuelo es nacional o internacional

Cada día son más quienes optan por volar de un punto a otro en lugar de soportar varias horas de viaje en coche, tren o autobús. En este sentido, las compañías aéreas de bajo coste han servido para impulsar este tipo de traslados aunque, a la vez, han obligado al pasajero a tener que controlar más lo que guarda en su maleta. Resultan más inflexibles a la hora de permitir el exceso de equipaje e, incluso, algunas han optado por incrementar la capacidad del equipaje de mano y reducir la del facturado. No cumplir las normas puede costarle al viajero hasta siete euros por cada kilo que exceda el límite permitido.

Equipajes especiales

Sin olvidar ningún detalle, las compañías aéreas cuentan también con tarifas especiales para determinados equipajes que no están incluidos en la franquicia, tales como los equipos deportivos, sillas de ruedas o animales de compañía:

Sillas de ruedas accionadas mecánicamente. Son aceptadas en bodega siempre que el acumulador esté desconectado y protegido contra cortocircuitos. Están consideradas artículos personales y, por lo tanto, no están sujetas a ningún cargo por exceso de equipaje.

Equipo de esquiar. Compuesto por un par de esquís, un par de bastones, un par de botas o una tabla motoesquí, este tipo de equipos deben ir bien sujetos durante el transporte y, generalmente, sólo se cobran cuando la suma del equipaje facturado y el equipo de esquiar supera la franquicia.

Bicicletas. Cabe la posibilidad de que se exija la retirada de los pedales, o bien que estos se coloquen hacia adentro, mientras que el manillar debe estar paralelo al bastidor. La bicicleta completa irá guardada en una caja o bolsa de protección.

Equipo de golf. Lo forma una única bolsa con un par de zapatos y los palos de golf. No debe sobrepasar los 15 kilos y, si lo hace, la penalización dependerá de si se aplica el sistema de peso o de piezas.

Equipos de surf y windsurf. Las compañías suelen recomendar que se reserve el espacio para éste antes de que el pasajero se presente en el mostrador de facturación. En caso contrario, su traslado estará sujeto a la disponibilidad de espacio.

Animales domésticos. Perros, gatos o pájaros pueden ser aceptados como equipaje, pero se deberá abonar la tarifa correspondiente con independencia de la franquicia. Como norma general, su transporte se realiza en la bodega del avión, colocados en un recipiente o contenedor, aunque también es posible que viajen con sus dueños en la cabina de pasajeros.

Perro lazarillo. Amaestrado para comportarse como un perro guía, por lo general, no tiene problema para viajar en cabina, salvo que lo impidan las regulaciones nacionales o de las compañías aéreas.

Las compañías de bajo coste suelen cobrar un recargo adicional de hasta 25 euros por las piezas que se deban cargar manualmente, como las tablas de surf, windsurf o planeadores.

Paginación dentro de este contenido


Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones