Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Viajes

Más de 100 españoles permanecen atrapados en Bulgaria desde el sábado al cancelarse su vuelo por una nevada

La compañía EasyJet se negó a buscarles alojamiento y no les ofrece posibilidad de regreso hasta el jueves

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: lunes 5 enero de 2009
Más de un centenar de españoles esperan desde el sábado en el Aeropuerto de Sofía (Bulgaria) su regreso a Madrid tras cancelarse el vuelo en el que tenían previsto viajar como consecuencia de la fuerte nevada caída sobre la capital búlgara el fin de semana.

Los afectados, la mayoría familias con niños pequeños que habían ido a Bulgaria a disfrutar de unos días de vacaciones en la estación de esquí de Bansko, tuvieron que pasar varias horas en las instalaciones del aeródromo después de que la compañía de bajo coste EasyJet se negase a buscarles alojamiento, pese a que en su página web se compromete a pagar el hotel y el traslado al establecimiento cuando el vuelo se cancele "como consecuencia de circunstancias extraordinarias imposibles de evitar". La aerolínea tampoco les ofrece la posibilidad de regreso hasta el jueves.

La salida del avión U2 7822 (Sofía-Madrid) estaba prevista para el sábado a las 20:50 horas. Sin embargo, la nevada caída en Sofía obligó a cancelar el vuelo tres horas más tarde, según relata en su blog el periodista Javier Moltó, uno de los afectados. Moltó, que regresará hoy a Madrid en la compañía Bulgarian Airlines, cuenta que les avisó el personal del aeropuerto, ya que "ningún representante de la compañía estuvo disponible para atendernos".

El personal que atendía a los pasajeros comunicó que la compañía no les facilitaba ni hotel ni transporte. "Muchas familias, con niños pequeños que llevaban más de tres horas correteando por la sala de embarque, tuvieron que buscar soluciones urgentemente, sin asistencia para entenderse en búlgaro ni ningún tipo de ayuda por parte ni del aeropuerto ni de la compañía", comenta Moltó.

Una familia incluso se negó a abandonar la sala de embarque, ya que era el único lugar caldeado de toda la Terminal 1 del aeropuerto. Otro motivo para negarse a abandonar la sala era que el personal del aeropuerto obligaba a devolver la tarjeta de embarque antes de dejarla. Finalmente, todo el pasaje abandonó el aeropuerto en busca de un hotel en el que pasar la noche.

Moltó insiste en que no recibieron ningún tipo de ayuda por parte de la compañía. "Únicamente, pegado en un cristal, un folio con un número de teléfono para recibir información. En este número saltaba un contestador, únicamente en inglés. Anunciaba que los domingos no estaba operativo hasta las 9:00 de la mañana, hora británica (11:00 en Bulgaria)".

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones