Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Viajes > Ideas y consejos

Navegar por Venecia

No contratar los servicios de un gondolero nada más llegar a la ciudad y regatear sin descanso son algunos de los consejos que contribuyen a que los bolsillos de los 50.000 turistas diarios que recibe Venecia no hagan 'aguas'

La supervivencia de Venecia como ciudad está definitivamente ligada a sus aguas. Un importante puerto comercial combinado con el atractivo turístico de sus canales son los pilares económicos de este municipio situado en el norte de Italia, y también lo que amenaza con convertirla en un museo. El aluvión turístico encarece los precios y expulsa a sus habitantes: cada año 2.000 venecianos dejan sus casas para habitar otras ciudades. Por otra parte, el hundimiento literal de la ciudad reclama medidas medioambientales urgentes. No obstante, los más de 400 puentes que unen los 118 canales y las calles-islas están llenos de historia y parecen reclamar la presencia del viajero curioso. Los millones de turistas que visiten Venecia durante los próximos meses pueden navegar en sus aguas sin que el bolsillo sufra demasiado.

Il vaporetto

Así se denomina al transporte público de Venecia. Son barcos que recorren “Il Gran Canale”, el principal de Venecia que atraviesa la ciudad en forma de ‘ese’. Ésta es la opción más rápida y económica de avistar “la Sereníssima” desde sus aguas, ya que cuesta una tarifa plana de nueve euros: con este billete, que tiene una validez de 24 horas, se pueden tomar tantos vaporettos en el día como se desee. La embarcación pasa cada 10 minutos por Il Gran Canale. Para recorrerlo entero se tarda entre 35 minutos y 45 minutos, en función de que se viaje en la línea roja, más rápida, o la negra.

Un billete por tres días, en cambio, tiene un coste de 25 euros. Esta opción es conveniente si se quiere recorrer toda la isla e ir visitando cada lugar de interés. En 20 ó 30 minutos se puede abordar un barco que da la vuelta completa en unas dos horas. Una de las ventajas más evidentes de este medio de transporte público es que los recorridos nocturnos no sufren un incremento de precio.

Venecia: un desafío medioambiental

La combinación del hundimiento del suelo y la elevación del Adriático amenaza la subsistencia de Venecia. El siglo pasado la ciudad se hundió 25 centímetros, y otros tantos se prevén para el presente siglo. Además los habitantes de la ciudad conviven con las subidas, denominadas “aqua alta” (más de 50 al año), que anegan los canales y perforan los cimientos de la arquitectura urbana, además de revolver el fondo de las aguas y provocar malos olores por toda la ciudad.

Recientemente la voz de alarma se dio por el temor de las autoridades al posible hundimiento del cuarto puente, que atraviesa el gran canal, obra del ingeniero español Santiago Calatrava. Los trabajos para paliar el problema costarán un millón y medio de euros, destinados a añadir 16 soportes para sujetar los márgenes del canal, que amenazan con ceder bajo las 1.500 toneladas de peso.

La Comuna de Venezia realiza previsiones mensuales de las posibles mareas altas. Durante esos días el movimiento por la ciudad se limita, de manera que si va a visitar la ciudad, es conveniente estudiar la página web www2.comune.venezia.it/maree/previsione.asp
, donde se detalla por día y horario las posibles subidas de agua.

Paginación dentro de este contenido


Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones