Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Viajes > Derechos y trámites burocráticos

Sentencia: contrataron un viaje para celebrar su luna de miel y, por un huracán, no visitaron los lugares estipulados ni el alojamiento fue de la misma categoría

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: martes 12 octubre de 2010
img_luna miel

Una pareja de recién casados contrató un viaje combinado a Cancún y Riviera Maya para celebrar su luna de miel. Consistía en un crucero de siete días que partía del puerto de Cozumel (Cancún) con visitas a Jamaica, Gran Caymán, Isla Paraíso (Cuba) y La Habana, y una segunda semana en la Riviera Maya, en un complejo hotelero de cinco estrellas. Abonaron, en 2005, un total de 3.841,82 euros. Pero el viaje se frustró.

Al día siguiente de embarcar, debido a la acción del huracán Wilma, no pudieron salir de sus camarotes y el barco tuvo que variar su ruta: en lugar de visitar los lugares contratados, se les condujo a una zona industrial de Jamaica, para ir después a Santiago de Cuba. Se les informó de la imposibilidad de desplazarse a la Riviera Maya y, a cambio, les ofrecieron llevarles a Punta Cana (República Dominicana), a un complejo hotelero de la misma categoría que el de México o bien regresar a Madrid. Aceptaron quedarse, pero resultó que el hotel era de categoría inferior al contratado en la Riviera Maya y carecía de algunos servicios básicos. Estaba en obras por reforma de la pintura y, además, los bares y restaurantes se vieron desbordados por la llegada de los nuevos turistas.

La agencia tuvo que devolver el 20% del importe del viaje y pagar 500 euros por daños morales

Demandaron a la agencia organizadora por incumplimiento de contrato y por daño moral, y solicitaron el 75% del importe del viaje, más 1.900 euros por daños morales. Se condenó a la compañía a devolver el 20% del importe, ya que la justicia consideró que incumplió sólo de modo parcial, y a pagar 500 euros por indemnización moral.

Aunque un huracán podía considerarse como un suceso de fuerza mayor, según se argumenta en la sentencia de la Audiencia Provincial de Madrid, de 12 de mayo de 2010, no por ello la organizadora del viaje estaba exenta de responsabilidad. Era su obligación actuar con diligencia, dar información precisa y responder del buen fin del viaje.

Sin embargo, la primera comunicación que se realizó a los pasajeros fue tardía: a los cuatro días de haberse iniciado el crucero, cuando Wilma ya era huracán, por lo que debía indemnizar a los consumidores por incumplimiento.

La justicia consideró que los consumidores no probaron las deficiencias alegadas respecto al hotel de Punta Cana, ni la diferencia de categoría

No obstante, según se añade en la sentencia, como el viaje no se frustró en su integridad, considera como justo resarcimiento la restitución a los demandantes del 20% del precio satisfecho por ellos (768,36 euros). Así se equilibra el valor de lo recibido con lo pagado, ya que no pudieron realizarse todas las visitas previstas en principio. La justicia consideró que los consumidores no probaron las deficiencias alegadas respecto al hotel de Punta Cana, ni la diferencia de categoría frente al de la Riviera Maya. En cambio, la organizadora cumplió con la ley al adoptar las soluciones adecuadas para la continuación del viaje organizado, sin suplemento alguno de precio para el viajero.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones