Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Vivienda > Alquiler

Alquilar un trastero o guardamuebles

El alquiler de un trastero, desde 20 euros al mes por metro cuadrado, puede resultar una buena opción si se requiere de un espacio para almacenar objetos en desuso

El seguro

Pero además de costear el precio de la superficie necesaria, se ha de adquirir un seguro contra riesgos para proteger los artículos que se almacenan. Dependiendo de la empresa, el compromiso de la misma respecto a la correcta conservación de las piezas se limita al pago de un seguro que corre a cuenta del cliente.

Las pólizas, que son obligatorias, parten de tres euros al mes para cubrir 1.000 euros de contingencias, y son ampliables. Estos seguros resguardan a los objetos de accidentes tales como la destrucción total o parcial por un incendio o los robos. “El seguro es el mismo que el que se contrata para amparar el contenido de un hogar”, afirma Maite Pacheco, gerente de la empresa internacional City Self Storage de Barcelona.

Claro que si el usuario desea obtener un seguro con mayor cobertura lo puede concertar fuera del “selfstorage”. En ningún caso la empresa de almacenaje se hace responsable de los daños producidos por la indebida actuación del cliente, tales como una incorrecta manipulación de los objetos o negligencia en el cumplimiento de las normas de seguridad. Tampoco contemplan indemnizaciones debido a la mala conservación de los artículos como, por ejemplo, daños a causa de humedades o filtraciones en la habitación alquilada. Por esta razón es importante conocer con exactitud la cobertura del seguro que se contrata. No obstante, la mayoría de trasteros tienen en cuenta las situaciones atmosféricas: destrucción por inundaciones, tormentas con rayos… además de otras situaciones como vandalismo, escape de agua, robo y daños por robo.

Funcionamiento

Una vez que se han embalado los artículos a almacenar, es necesario realizar el traslado hasta el guardamuebles. Este servicio lo puede realizar uno mismo o por medio de la empresa, coste que en algunos casos está incluido dentro del precio general del alquiler.

Los espacios “a medida” de los clientes están organizados en módulos privados a los que sólo tiene acceso el propio cliente o bien un intermediario mediante previa autorización. Cuentan con un servicio de limpieza y conservación de los artículos, incluso se puede contratar el mantenimiento de las habitaciones climatizadas para preservar vinos. Disponen además de un servicio de carritos y embalaje, y las habitaciones tienen instaladas alarmas y monitorización continua. El cliente, además, debe contar con una clave para acceder a las instalaciones y los dispositivos de seguridad pueden ser de varios tipos: códigos personales de acceso, huellas dactilares, tarjetas magnéticas o vigilancia en circuitos cerrados de televisión.

Ampliación del periodo de alquiler

Ahora bien, cuando una persona se cambia de casa, es bastante común que la entrega de llaves se retrase y que se vea en la obligación de alargar el contrato de alquiler. En estos casos no haría falta avisar a la empresa de “storage” para ampliar el periodo de arriendo porque éste se renueva automáticamente si el cliente no indica lo contrario, por lo que no hay un plazo determinado para retirar los bienes. El cómputo de días a pagar se realizará en el mismo momento en el que el usuario vacíe su trastero.

Pero si, por el contrario, el cliente no avisa de que desea dar de baja el contrato, se le seguirá cobrando de manera indefinida hasta que retire los muebles. De esta manera, el importe a pagar se calcula -proporcionalmente- en función de los días de ocupación reales, pagándose sólo la parte que corresponda. Es decir, si un cliente entra el día 1 y sale el día 15 del mismo mes, se le cobrará el 50% de la cuota mensual.

Paginación dentro de este contenido


Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones