Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Vivienda > Comunidades de vecinos, seguros y legislación

Aluminosis en edificios

El uso de cemento aluminoso en la construcción de los edificios puede provocar el hundimiento de un inmueble

La aluminosis es una grave patología de los edificios que tiene su origen en el uso de un hormigón que incluye entre sus componentes el cemento aluminoso. Este cemento, de rápido endurecimiento y alta resistencia inicial, tiene unos cincuenta años de vida útil pero es fácilmente alterable. Los cambios se traducen especialmente en un aumento de la porosidad que origina la falta de resistencia mecánica de los forjados, y puede ocasionar el hundimiento del edificio, por lo que es necesario su apuntalamiento inmediato y la rehabilitación del mismo. Este cemento fue muy utilizado en toda Europa a partir de los años 50 porque permitía construir con mucha rapidez, pero su uso está prohibido en la actualidad.

El proceso

Cuando un edificio presenta los forjados afectados por aluminosis debe ser apuntalado con carácter de urgencia, ya que su derrumbamiento es imprevisible. Pero hasta llegar al colapso, las patologías aluminosas sufren una evolución en la que intervienen numerosos factores, como explica Carlos Sánchez:

  • Proceso de producción: Son decisivos la calidad del cemento, la relación agua-cemento empleada y los cuidados en el secado del hormigón.
  • Las condiciones climatológicas en la que se haya empleado el cemento, que repercutirán gravemente en su proceso de conversión. Los estudios realizados en los años setenta revelaron que los ambientes marinos, con una elevada humedad relativa, facilitan el proceso de corrosión de las armaduras. Así, un estudio llevado a cabo por la Universidad Complutense reveló que en Madrid la proporción de viviendas afectadas era ínfima, debido en gran parte a su clima seco.
  • La calidad general de la construcción.
  • Las condiciones del mantenimiento de los inmuebles en los que se empleó este tipo de cemento.

Cuando un edificio padece aluminosis, las zonas más frecuentes donde se suele dar la conversión del cemento son los cuartos de baño y cocinas, cubiertas, forjados sanitarios sin ventilación, bodegas, depósitos, invernaderos y lagares. En España, los daños se han observado generalmente en las viguetas y semiviguetas pretensadas para los forjados.

/imgs/2006/09/vivienda2.jpg

Pero el de España no es un caso único; entre los años sesenta y setenta muchas obras públicas realizadas en otros países presentaron colapsos tras el uso de cemento aluminoso en su construcción. En 1943, tras observarse varios desperfectos en las obras públicas francesas, la circular Schwartz prohibió el empleo de cemento aluminoso salvo previa autorización. A partir de los años 60, en Baviera se prohibió también el uso de este cemento.

En España, teniendo en cuenta estos antecedentes, desde los años cincuenta el Instituto Eduardo Torroja realizó importantes investigaciones sobre la evolución de los componentes del cemento aluminoso. A la vista de las investigaciones, los técnicos tomaron conciencia de la gravedad del problema y en 1977 la Norma sobre la Fabricación de Hormigón Precomprimido EP-77 prohibió el uso de este cemento para la fabricación de las viguetas. Desde entonces, continuaron buscándose soluciones para erradicar esta patología, ¿pero cuándo se tomó realmente conciencia de la necesidad de buscar soluciones?

Paginación dentro de este contenido


Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones