Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Vivienda > Compra

Apoyo fiscal a la hipoteca inversa o renta vitalicia

Dos de las reformas con impacto fiscal inminente, la del IRPF y la de la Ley Hipotecaria, contemplan apoyos para fomentar que los mayores rentabilicen su vivienda habitual

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: martes 6 noviembre de 2007

La obtención de diversas ventajas fiscales para quienes suscriban una hipoteca inversa es una de las medidas que contemplan las reformas de la Ley Hipotecaria y el IRPF para favorecer que las personas mayores puedan rentabilizar sus viviendas. Son muchos los jubilados cuya pensión apenas les da para vivir, o sólo para hacerlo modestamente. No tienen modo alguno de lograr ingresos que mejoren tal situación, pero generalmente son propietarios de la casa en que viven, que vale cientos de miles de euros. ¿Qué pueden hacer para tener una vida más desahogada? Cabe preguntarse si mantener la propiedad de su vivienda es la mejor solución para quien sólo quiere tener la casa mientras viva, sin importarle qué ocurra después. O para alguien cuyas necesidades cotidianas no se cubren con su pensión. La hipoteca inversa puede ser una solución ideal para ellos, una fórmula financiera que consiste en obtener del banco un crédito, sin que el banco reclame cantidad alguna mientras la vivienda no se venda o no fallezca el propietario.

¿Qué pasa con los herederos?

Una vez que fallezca el titular del crédito, los herederos tienen ante sí una amplia gama de posibilidades. Así, pueden hacer frente al crédito para quedarse con la casa, vender la vivienda para cancelar el crédito, negociar con el banco algún otro tipo de refinanciación para la casa, o ejecutar el crédito y recuperar la cantidad que reste sobre el precio tasado (en caso de que hayan negociado una renta vitalicia).

Los bancos parecen haber tardado en despertar ante este nuevo negocio que, en palabras del responsable del negocio hipotecario de una de las más conocidas entidades financieras “cumplirán una importante función social”. Con esta opinión coincide el jefe de desarrollo de productos de financiación de una entidad que ofrece este tipo de producto, quien señala que se trata de un producto “con una filosofía asistencial”, y reconoce que para los mayores se trata de una decisión “dura”, ya que se toma por una necesidad económica. En concreto, su caja ofrece una modalidad de hipoteca inversa destinada en exclusiva para las personas mayores de 75 años propietarias de una vivienda que sea, además, su residencia habitual.


En la nueva Ley queda pendiente estipular con claridad la situación de los herederos tras la muerte del titular del crédito

Por contra, a juicio de los expertos, la legislación puesta en marcha deja abiertas muchas puertas. Por un lado, en la nueva Ley sólo se habla de vivienda habitual, por lo que se impide solicitar una hipoteca inversa sobre una segunda vivienda. Otra de las lagunas de la ley es que sólo pueden solicitar este tipo de crédito aquellos mayores que tengan más de 65 años, lo que limita su acceso a un amplio segmento de la población, como el de los prejubilados. Algunos expertos explican, además, que queda pendiente estipular de manera suficientemente clara qué harán los herederos con la hipoteca una vez que el titular del crédito fallezca.

Paginación dentro de este contenido


Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones