Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Vivienda > Compra

Casas prefabricadas

Construidas principalmente con madera, estas viviendas son hasta un 30% más baratas que las tradicionales y su plazo de ejecución máximo es de seis meses

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: lunes 25 septiembre de 2006

El mercado de la vivienda está cambiando. Al inmueble tradicional, caracterizado por unos precios cada vez más altos, le ha salido un serio competidor: las casas prefabricadas. Esta nueva modalidad de viviendas está compuesta por piezas fabricadas a medida que se montan en seco, con tornillos, y cuyo coste es hasta un 30% más bajo que el de las construcciones tradicionales. Una vivienda prefabricada de 100 metros cuadrados ronda los 99.000 euros de media. Además, el plazo de ejecución es de apenas seis meses, desde que se redacta el proyecto hasta que se entregan las llaves, y las casas cuentan con un eficaz aislamiento térmico y acústico. El principal inconveniente es que se trata de casas ideadas como viviendas unifamiliares, no para construcciones de gran tamaño, por lo que parece que a corto plazo no se construirán en suelo urbano. De hecho, aún no existe una normativa específica para este tipo de construcción.

Proceso de construcción

El primer paso para contar con una casa prefabricada es disponer de un terreno donde construirla. Si esto no es posible, la empresa que vende la vivienda puede encargarse de buscar también la parcela. Posteriormente, un arquitecto redacta el proyecto, se solicita la licencia de obras al Ayuntamiento correspondiente y se comienzan las labores de cimentación con hormigón, sobre el que se coloca la estructura de madera. En algunos casos, la estructura de la casa es importada desde el extranjero y en otros la construcción se lleva a cabo íntegramente en España. “Después se instalan las paredes tipo sándwich, con una capa de madera, otra de material aislante y otra más de pladur a ambos lados, es decir, el acabado de las paredes es en escayola, salvo que el comprador pida otra cosa”, detalla Carbonell.

Según explica el investigador del Instituto de Ciencias de la Construcción Eduardo Torroja (IETcc), perteneciente al Consejo Superior de Investigaciones Científicas, “esta construcción es más fiable que la tradicional, puesto que se hace de forma industrializada y no a pie de obra,“Esta construcción es más fiable que la tradicional, puesto que se hace de forma industrializada y no a pie de obra” Además, desde el punto de vista de la durabilidad, aunque no está probada en Estados Unidos llevan un montón de años de experiencia con este tipo de casa y la media, en buenas condiciones, es de 20 años, una cifra más que razonable”. Una vez que las piezas están fabricadas y cortadas a medida, se trasladan en paquetes o kits al terreno donde se va a construir la casa y se procede al montaje en seco. También se instalan los sanitarios correspondientes a los baños y se entrega la casa con cocina equipada y puntos de luz o armarios empotrados.

Este tipo de casas también admite la construcción de garajes y desvanes, mientras que el tejado suele tener acabado en teja. Las paredes del exterior se recubren generalmente con pintura plástica resistente al agua, al gusto del comprador, y los suelos quedan recubiertos de gres. También es habitual entregar la vivienda con calefacción, tomas de televisión y teléfono, instalación de agua y alumbrado interior. En cuanto al grosor de las paredes, suele ser menor que el de una casa tradicional, lo que permite aprovechar mejor los espacios, y todos los elementos están atornillados para un mejor reparto de las cargas. Todas estas condiciones contribuyen a que sea una construcción más limpia, en la que apenas hay material sobrante y que ofrece la posibilidad de combinar diferentes materiales.

Paginación dentro de este contenido


Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones