Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Vivienda > Compra

Cuentas ahorro vivienda

Antes de contratar este producto financiero conviene estudiar la finalidad y el interés que ofrece

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: miércoles 15 marzo de 2006

¿Qué elementos conviene analizar al abrir una cuenta vivienda? ¿Es posible convertir una cuenta corriente en una cuenta ahorro vivienda? Los expertos financieros aseguran que la fiscalidad y el interés son los mayores atractivos de este producto financiero. Y aseguran que, efectivamente, cualquier cuenta puede convertirse en una cuenta exclusivamente de ahorro con el fin de comprar la primera vivienda. La única condición para poder beneficiarse de sus ventajas es comunicar a la entidad que ese producto va a utilizarse como cuenta ahorro vivienda, para que Hacienda lo recoja en sus datos fiscales. Con la coyuntura actual, resulta recomendable que quienes deseen contratar una cuenta vivienda revisen, en primer lugar, su planificación y las posibilidades que tienen de encontrar un piso acorde con sus necesidades y la financiación a la que pueden acceder. Analizado este aspecto, la elección de un producto de ahorro vivienda debe estar marcado por el interés que garantiza.

Fiscalidad

Respecto a la fiscalidad es importante conocer las distintas regulaciones que existen en España. Así, por un lado se halla la fiscalidad que existe en territorio común y, por otro, en las comunidades forales de Navarra y País Vasco:

  • En territorio común (es decir, sin tener en cuenta las comunidades forales de Navarra y País Vasco), Hacienda permite deducir el 15% de las cantidades que depositemos en la cuenta, hasta el límite de 9.015 euros anuales. No obstante, para poder beneficiarse de esta característica, el titular de la cuenta se compromete a comprar un piso en un plazo máximo de cuatro años. Es decir, para poder disfrutar de esa tributación, que permite reducir impuestos a la hora de hacer la Declaración de la Renta, la única condición necesaria es que en un plazo máximo de 4 años el dinero ingresado en dicha cuenta debe destinarse a la compra de una vivienda o a la rehabilitación de la vivienda actual.

  • En Navarra, la deducción fiscal es el 18% para unidades familiares con dos o más hijos, y del 30% en caso de unidades familiares que, a 31 de diciembre, cumplan los requisitos para ser consideradas como familias numerosas.
    Las cantidades depositadas se deberán destinar a la primera adquisición o rehabilitación de la vivienda habitual antes de que transcurran 8 años desde la finalización del período impositivo de apertura de la cuenta.

    Por otro lado, en Navarra para declaraciones conjuntas, el límite de la aportación deducible anualmente es de 21.035 euros. Además, exclusivamente en Navarra, la deducción en vivienda, a lo largo de todos los ejercicios en los que se aplique la deducción, no podrá superar 90.150 euros en declaración individual y 210.350 euros en declaración conjunta.

  • En Vizcaya, el importe máximo sobre el que se aplica la deducción anual del 15% es el 60% de la Base Liquidable del titular y sin que en ningún caso se pueda superar mediante deducciones por inversión en vivienda el límite máximo de 27.045 euros correspondientes a una inversión máxima en la vivienda habitual de 180.303 euros (15 % x 180.303 = 27.045). Para las cuentas abiertas a partir del 01.01.03 (cuando entró en vigor la última reforma fiscal) este importe se sitúa en 30.000 euros. En estas provincias, el titular deberá adquirir su vivienda habitual o iniciar las obras de rehabilitación de la vivienda en un plazo máximo de 6 años.
  • En Álava, la deducción a aplicar en el IRPF es el 15% de las cantidades invertidas en el ejercicio (o el 25 % si el titular de la cuenta es menor de 35 años o titular de familia numerosa con base imponible hasta 30.000 euros), con el límite de 27.045,54 euros a lo largo de sus próximas declaraciones de renta. También el plazo máximo de duración de la Cuenta Vivienda es de 6 años en Álava.

  • En Guipúzcoa, también la deducción es del 15% sobre las cantidades depositadas en la cuenta. El límite de la deducción, como en Vizcaya, será el 60% de la Base Imponible menos reducciones, límite conjunto con las demás deducciones por inversión en vivienda (amortización préstamo, intereses préstamo, pagos a promotor). Las cantidades que generen derecho a deducción se destinarán a la adquisición o rehabilitación de vivienda habitual, exclusivamente, en el plazo de 6 años.

    La fiscalidad de las cuentas ahorro vivienda es, por tanto, su mayor atractivo. Aparentemente, el producto es sencillo y atractivo para quienes quieran comprarse un piso próximamente. No obstante, conviene ver las puntualizaciones fiscales que presenta el producto.

Paginación dentro de este contenido


Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones