Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Vivienda

El Gobierno aprueba la dación en pago para familias con todos sus miembros en paro

Se establece un Código de Buenas Prácticas que tiene carácter voluntario, pero aquellas entidades financieras que se adhieran a él deberán cumplirlo de manera obligatoria

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: viernes 9 marzo de 2012
El Ejecutivo ha aprobado el real decreto que establece medidas para paliar el problema de los desahucios para las personas en riesgo de exclusión social. Esta nueva normativa incluye un Código de Buenas Prácticas que promoverá la dación en pago para familias en las que todos sus miembros estén en paro y cuyas hipotecas no superen los 200.000 euros, entre otros requisitos. Este Código de Buenas Prácticas tiene carácter voluntario, pero aquellas entidades financieras que se adhieran deberán cumplirlo de manera obligatoria y se podrá recurrir a los tribunales para obligarlas a ello.

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha explicado que "estas medidas buscan paliar la situación dramática de muchos españoles que lo han perdido todo". También ha recordado que 1,5 millones de familias tienen todos sus miembros en desempleo.

Las familias en "riesgo de exclusión social" que podrán acogerse a la dación en pago son aquellas en las que todos sus miembros carezcan de rentas derivadas del trabajo o actividades económicas. Además, la vivienda objeto del embargo deberá ser la primera y única casa del hipotecado y no podrá valer más de 200.000 euros en las ciudades de más de un millón de habitantes, ni 120.000 euros en las poblaciones de menos de 100.000. De igual modo, la cuota hipotecaria deberá ser superior al 60% de los ingresos netos que perciban el conjunto de los miembros de la unidad familiar. También se debe carecer de bienes patrimoniales con los que hacer frente a la deuda.

Otra medida recogida en la nueva normativa es que para las familias en el umbral de exclusión, el interés moratorio aplicable será el resultante de sumar a los intereses remuneratorios pactados en el préstamo un 2,5% sobre las cantidades debidas y no pagadas. "Se pone un limite a los intereses de demora que hoy por hoy en algunos casos eran bastantes exagerados", señaló Sáenz de Santamaría.

Se aborda, igualmente, en el real decreto ley una reforma de los procedimientos de ejecución extrajudicial, "con el fin de hacerlos más ágiles, baratos y transparentes en línea con los de ejecución judicial". En concreto, habrá un nuevo sistema de subastas online en colaboración con los ministerios de Justicia y de Presidencia.

Mecanismos para evitar el desahucio

Por otra parte, entre los mecanismos que se prevén para evitar el desahucio, en primer lugar se buscará una reestructuración del pago de la hipoteca con el establecimiento de un periodo de carencia en el pago del capital de hasta cuatro años, y una ampliación del plazo del préstamo hasta 40 años. En caso de que el deudor no pueda hacer frente a sus obligaciones de pago con estas facilidades, se prevé una quita de parte de la deuda en una segunda fase, y si aun así es inviable hacer frente a la hipoteca, se prevé la entrega de las llaves de la vivienda.

Una vez llevada a cabo la dación en pago, el deudor podrá permanecer un plazo mínimo de dos años como arrendatario pagando una renta anual equivalente al 3% del importe de la deuda pendiente. Durante este plazo, el impago de la renta devengará un interés de demora del 20%. La dación en pago no será aplicable cuando el procedimiento de ejecución haya concluido o si la vivienda está gravada con cargas posteriores.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones