Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Vivienda

La crisis del “ladrillo” eleva un 147% las insolvencias empresariales hasta marzo

Más de un tercio están protagonizadas por inmobiliarias y constructoras

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: jueves 10 abril de 2008
La acentuada crisis que atraviesan los sectores inmobiliario y de la construcción disparó un 147% las insolvencias empresariales durante el primer trimestre, el doble del incremento medio (70%, más del triple que las previsiones más pesimistas) registrado entre las compañías de cualquier actividad que se acogieron a un proceso concursal por sus elevadas deudas, según los datos publicados por el Boletín Oficial del Estado (BOE). Aun así, estos datos se encuentran todavía por debajo de los niveles que se registran en la Unión Europea (UE).

Imagen: CONSUMER EROSKI

Inmobiliarias y constructoras protagonizan ahora más de un tercio de las insolvencias (en concreto, entre el 34% y el 38%, lo que supone más de 120 en el primer trimestre), mientras que 12 meses atrás apenas representaban una cuarta parte. Sendos informes elaborados por las firmas Euler Hermes y Crédito y Caución, a partir de la información concursal que aparece en el BOE, señalan que en el primer trimestre se presentaron entre 397 y 406 procedimientos de este tipo (que se efectúan cuando no se puede afrontar el pago de las deudas pendientes y, a efectos legales, sustituyen a las antiguas suspensiones de pago y procesos de quiebra), de los cuales medio centenar (el doble que en el trimestre anterior) correspondieron a particulares.

Como novedad, entre enero y marzo se produjo un aumento sensible en las insolvencias dentro de las empresas de tamaño medio y grande, un cambio de estrategia que se esperaba dadas las ventajas que, según los asesores jurídicos, presenta la progresiva maduración de la Ley Concursal tres años después de su entrada en vigor. Así, si hace un año sólo el 5% de las insolvencias correspondían a empresas con una facturación anual superior a los 10 millones de euros, ahora llegan al 28%. Entre los últimos casos conocidos se encuentran los de la constructora SEOP y el grupo inmobiliario Cosmani, que suman más de 700 millones de pasivo.

Diagnóstico de los profesionales

Según el diagnóstico de los profesionales del sector, las empresas que más están recurriendo a las declaraciones de concurso de acreedores son inmobiliarias y constructoras de tamaño medio, con pasivos de entre 15 y 100 millones de euros y con claros problemas de liquidez. "Por ahora se trata de empresas que se salen del perfil clásico porque tienen más activo que pasivo y han estado bien gestionadas, pero que no pueden hacer frente a sus deudas con los bancos porque el mercado no responde", señala el socio de CMS Albiñana y Suárez de Lezo, Juan Ignacio Fernández.

"Presentar un concurso se consideraba antes como un estigma, algo así como ser expulsado del paraíso, pero la nueva Ley Concursal lo ha convertido en un instrumento muy útil para reflotar una empresa, siempre que la decisión no se tome demasiado tarde", asegura Alejo López-Mellado, socio de Cuatrecasas. Según algunos especialistas, el concurso de acreedores no tiene por qué desembocar en una liquidación, como venía ocurriendo con la anterior ley, cuando se calcula que sólo un 10% de las compañías eran reflotadas.

Las compañías de distintos sectores acogidas a un concurso de acreedores por sus elevadas deudas en el primer trimestre del año aumentaron un 70%

Pero también hay que tener en cuenta un punto negativo que se cierne sobre los concursos de acreedores de inmobiliarias y constructoras que parte de la nueva Ley del Suelo y que podría acabar incidiendo en el volumen de deudas recuperadas por los acreedores, según la profesora de Derecho Urbanístico de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), Marta Lora-Tamayo. Esta experta explica que la nueva normativa, promovida en la anterior legislatura por el Ministerio de Vivienda y que da una definición más amplia al suelo rústico, podría suponer un cambio en el valor de tasación de los inmuebles, afectando así al valor de los activos de una empresa.

Otros sectores

Los expertos apuntan que el incremento de los procesos concursales no se ha trasladado de forma significativa a otros sectores como, por ejemplo, el textil, que parece aproximarse "al final de la fase más dura de sus procesos de saneamiento". En el primer trimestre sumó el 3% de esos procedimientos, frente al 11% de los servicios, el 8% de la alimentación y la distribución comercial, el 3,2% de los bienes de equipo, el 2,5% de la industria minero-metalúrgica, y el 1,7% de la automoción.

No obstante, otra señal de cambio de ciclo económico llega desde el lado de las constituciones de nuevas empresas, que en su caso descendieron más del 23% entre enero y marzo pasados (quedaron en 33.785 inscripciones, 10.000 menos que hace un año) después de varios ejercicios consecutivos de incrementos más o menos considerables. Según un informe del grupo CESCE, en ese mismo período se disolvieron 7.997 compañías, el 46,4% más, mientras que los procesos de fusión apenas variaron (731, el 4,2% más).

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones