Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Vivienda

La Generalitat de Cataluña expedienta a 118 constructoras e inmobiliarias por irregularidades en la compra-venta de pisos

Hará público por primera vez el nombre de los infractores y las multas podrían llegar a 600.000 euros

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: jueves 23 octubre de 2003
Un total de 118 empresas constructoras e inmobiliarias han sido expedientadas por la Generalitat de Cataluña por irregularidades cometidas en el proceso de compra-venta de pisos nuevos, según informó el director general de Consumo de la Generalitat, Josep Tous, quien dijo que por primera vez se hará público el nombre de los infractores y que las multas podrían llegar a 600.000 euros.

Tous explicó que su departamento entiende que la compra de una vivienda "es una necesidad y el acto de consumo más importante de la vida de una persona, ya que se lleva a cabo solamente una o dos veces en la vida, es el gasto más elevado y es la compra más dilatada en el tiempo, por lo que las malas prácticas en este campo contra los consumidores deben sancionarse".

Las infracciones ocurren en todas las fases de la compra, en la información, la fase de contratación y la de ocupación del inmueble, y algunas son "absolutamente inaceptables", indicó Tous.

En la fase de información, el director general de Consumo citó la publicidad engañosa en la descripción del entorno y los acabados de la obra, memorias de calidades poco detalladas y cláusulas abusivas como "cambios sujetos a la dirección facultativa", además de confusión en los precios al omitirse el IVA.

En la fase de contratación, la obligación del comprador de pagar la cancelación de la hipoteca constituida por el promotor, o de acudir a un determinado notario, son dos de las irregularidades que, según Tous, se han detectado, junto a imprecisiones en la fecha de entrega o que los cambios que se puedan producir estarán sujetos al criterio de la dirección facultativa.

Otra práctica fraudulenta detectada por la Generalitat es que los vendedores no dan un aval sobre las cantidades a cuenta que se entregan al comprar una vivienda, "pese a que la ley obliga a hacerlo para que el cliente pueda recuperar su dinero si algo ocurre", precisó Tous.

En el momento de la ocupación, el retraso en las entregas, "lo que suele provocar gastos adicionales importantes", y discrepancias entre la información y lo que se encuentra finalmente en el piso, son motivos de queja por parte de los compradores, comentó el director general de Consumo de la Generalitat.

Para evitar problemas, Tous pidió a los consumidores que sean responsables a la hora de adquirir una vivienda y que comprueben si ésta tiene cargas pendientes y cuenta con todos los requisitos legales. Recordó, además, que "la publicidad que se hace de la venta de una vivienda es vinculante", por lo que el comprador tiene derecho a reclamar lo que se anunció, para lo que es importante guardar la publicidad con el fin de cotejar si todo coincide.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones