Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Vivienda > Compra

Los lofts

La gran demanda de este tipo de viviendas con amplios espacios diáfanos ha encarecido su precio, a falta de una normativa específica

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: jueves 12 octubre de 2006

Los lofts se caracterizan por ser viviendas diáfanas de gran luminosidad. Surgidos en los años 70 en Nueva York, fueron feudo de artistas que buscaban inmuebles con rentas bajas y un lugar de amplias dimensiones donde habitar y trabajar. En su origen, se ubicaron en naves y talleres industriales abandonados en las afueras de las ciudades. Sin embargo, el concepto actual de loft parece haber desvirtuado al genuino debido a la falta de suelo industrial, lo que ha propiciado la construcción de nuevas viviendas con estética loft, y también debido a la falta de una regulación urbanística sobre este tipo de inmuebles. Por lo general, la ley exige que cuando el loft se ubica sobre suelo industrial es necesario cambiar el uso del suelo a residencial, lo que no es fácil, mientras que si se opta por reconvertir en vivienda un local comercial, hay que cumplir unas condiciones mínimas para obtener una licencia de habitabilidad.

Falta de normativa

La mayoría de los municipios españoles carecen de una normativa específica reguladora de los lofts. Salvo que se trate de viviendas de nuevas construcción, que se rigen por la normativa urbanística vigente, los espacios ubicados sobre suelo industrial y los locales comerciales reconvertidos en lofts carecen de legislación. “En todo caso -explica Lajarín- los municipios tienen acomodaciones de las normas municipales para los locales comerciales. De hecho, el 90% de los ayuntamientos recurren a las normas de habitabilidad y en función de éstas, dejan la concesión de licencias a ciertos niveles de interpretación. Esto se traduce en que, según el técnico que realice la inspección y las condiciones en las que se fije, puede conceder una licencia de habitabilidad que, por un local de las mismas condiciones, otro técnico no concede, y parece que hay pocas ganas de regularizar esta situación”. En general, las normas municipales establecen que para que un local pueda ser considerado “habitable” debe contar con una superficie mínima que ronda los 30 metros cuadrados, una altura mínima de techos de 2,50 metros e índices de iluminación y ventilación entre el 8% y el 12%, explica José Ramón Lajarín. También se puede pedir que la entrada a la vivienda sea por zonas comunes o la autorización de todos los vecinos de la comunidad para poder habitar el espacio en cuestión.

Cuando se opta por adquirir un local en suelo industrial, la dificultad de cambiar el uso del suelo a residencial hace que este espacio sólo pueda utilizarse para desempeñar una labor profesional ya que, al no estar sobre suelo residencial, no se puede obtener la cédula de habitabilidad. Sin este documento, que acredita principalmente que el inmueble cumple con los requisitos de higiene y ventilación, no se concede tampoco la licencia de obra y no se puede acondicionar el espacio como loft para vivir. “De todas formas, la cédula de habitabilidad es necesaria, sobre todo, para solicitar un préstamos hipotecario. De manera que el escollo más grande no es el ayuntamiento, sino la vía de financiación, es decir, el banco. Puede decirse que las entidades financieras están coartando el crecimiento del loft en España porque no ofrecen productos flexibles y adaptados a estos proyectos”, asegura Lajarín.

En este caso, hay que tener en cuenta que cuando se adquiere un local construido en suelo industrial el comprador debe abonar el 16% de IVA, en lugar del 7% que se aplica a las viviendas. “Si se compra un loft de nueva construcción como vivienda habitual se paga un IVA del 7% y se obtiene una deducción del IRPF por adquisición de vivienda habitual, del 15% de lo que se paga anualmente por la vivienda y hasta un máximo de 9.015 euros. Si además se tiene un préstamo hipotecario, en los dos primeros años desde la adquisición, la deducción llega hasta el 25%, según cada comunidad autónoma”, explica una portavoz de la Agencia Tributaria. Por ello, es importante que antes de comprar un local destinado a su reconversión como loft se elija bien la zona en la que está ubicado porque “no todo lo que se comercializa bajo la denominación loft se adapta a las normativas urbanísticas municipales”, advierten desde Camden Town.

Paginación dentro de este contenido

  • Ir a la página anterior: « 
  • Estás en la página: [Pág. 2 de 2]

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones