Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Vivienda > Compra

Ignacio Benac. Fiscalista de Cremades & Calvosotelo

Proponer el pago de un canon por los pisos vacíos indica que algo falla en el mercado

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: martes 15 mayo de 2007

Cuando se discuten estas medidas como la de cobrar un canon diario a todos los propietarios con viviendas vacías, sorprende constatar que ya existe un impuesto que grava la mera tenencia de inmuebles distintos de la vivienda habitual. Actualmente, en el IRPF tributan como imputación de rentas inmobiliarias los inmuebles no alquilados. La situación es más grave que lo que propone ese nuevo impuesto o recargo, pues ahora el apartamento de la playa o la casa en el pueblo que el contribuyente efectivamente utiliza, tributan.

Evidentemente, estas propuestas fiscales surgen de la constatación de que algo falla en el mercado de la vivienda. En realidad, tal mercado no es exactamente uno, sino dos: el mercado de alquiler y el de compraventa. Pues bien, en España, el primero de los mencionados, el de alquiler, es bastante deficiente. El difícil cobro de rentas atrasadas o el complicado y lento resarcimiento por desperfectos desaniman a muchos. En cambio, en el IRPF se incentiva que nos endeudemos en la adquisición de la vivienda habitual y que resulte más ventajoso satisfacer la necesidad de vivienda comprando que alquilando.

"El mercado del alquiler en España es bastante deficiente"

En cualquier caso, siempre que se acomete una modificación legislativa se ha de valorar la eficacia futura de la nueva normativa. Es cierto que el arrendador también se beneficia de reducciones, especialmente si el arrendatario tiene entre 18 y 35 años, y que determinadas comunidades autónomas favorecen al arrendatario. No obstante, estas ayudas no son comparables a las previstas para la adquisición de vivienda.

Solución

Así pues, la compleja aplicación de este nuevo impuesto hace dudar de su viabilidad como solución. Hay criterios que nos pueden permitir de limitar qué inmuebles están desocupados y, por tanto, deben pagar, como, por ejemplo, que no se hayan contratado suministros básicos, establecer unas pernoctaciones mínimas... Sin embargo, la picaresca encuentra subterfugios para eludir sus obligaciones fiscales. Sumada a este hecho, está la necesidad de establecer una inspección y comprobación de la situación de uso de las fincas. En efecto, se ha propuesto, incluso, la creación de registros de inmuebles desocupados: es claro que los inmuebles se pueden ocupar y desocupar de un día para otro. Así, en pocos días podemos dar de alta los suministros de agua, etc. Y tales registros serían de difícil configuración y gestión.

"La compleja aplicación de este nuevo impuesto hace dudar de su viabilidad como solución"

Algunas voces, viendo las dificultades y los problemas que plantea este impuesto, han llegado a calificarlo como 'expropiación'. En puridad, 'expropiar' es privar de bienes o derechos por causa de utilidad pública o interés social, mediante indemnización. Es decir, exige el pago de un 'justiprecio'. Por tanto, este recargo no parece equiparable a una expropiación.

Por mi parte, estimo más interesante legislar en positivo, favoreciendo y estimulando el alquiler, en el bien entendido de que los ciudadanos son los que deben decidir cómo emplean sus recursos económicos y son libres de gestionarlos como mejor crean, siempre que se respeten unos mínimos necesarios, propios de un Estado social y democrático de Derecho, como es el nuestro.

Finalmente, opino que no se puede, sin más, hacer gravosa la tenencia de inmuebles si previamente no se facilita un marco jurídico seguro en el que sea interesante poner en arrendamiento los pisos que se poseen como inversión.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones