Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Vivienda > Comunidades de vecinos, seguros y legislación

Robos en domicilios

Los ladrones roban cada hora en España alrededor de 9 viviendas

Ningún domicilio esta a salvo. Los amigos de lo ajeno no tienen fijación por ningún tipo de vivienda ni un modus operandi concreto, simplemente observan su entorno y entran en aquellas casas que parecen no estar habitadas. Las vacaciones de verano y Semana Santa se convierten en sus mejores aliadas. Por esta razón, antes de salir de vacaciones compruebe la cobertura del seguro de su hogar y tome las medidas pertinentes para evitar que su casa sea el objetivo de los ladrones, y no estaría de más realizar un inventario de las pertenencias más valiosas para facilitar su recuperación.

Empresas de seguridad y seguros

Las empresas de seguridad privada en España no dejan de aumentar su facturación, y es que en estos momentos la seguridad se ha convertido en un bien inestimable. En 2001, por ejemplo, recaudaron un total de 1.562 millones de euros (260.000 millones de pesetas) y se prevé, según los datos que barajan técnicos en seguridad privada, que en 2003 los efectivos de seguridad privada superarán a los de los cuerpos policiales del Estado.

Respecto a la clientela de este tipo de empresas, la clase media-alta está siendo sustituida por capas sociales más modestas. Por esta razón, el número de alarmas de seguridad ha aumentado de forma espectacular, tanto en locales comerciales como en viviendas, siendo en estas últimas donde más se está incrementando la instalación de los nuevos dispositivos de protección. Los sistemas utilizados son propios de las películas de espías: sensores infrarrojos de movimiento, microcámaras de vigilancia y otros pequeños dispositivos que van conectados a una centralita inteligente que evalúa la situación de riesgo y avisan al propietario del inmueble o a un centro de seguridad que despliega otros modelos de vigilancia. Todo para contrarrestar la astucia de unos ladrones que cada día se hacen con métodos más sofisticados.

La instalación de alarmas depende más de dónde se cometen los robos que de las características de los domicilios, y es que en las casas particulares se suelen contratar estos dispositivos de protección cuando se han producido una serie de robos en el vecindario. El precio de las alarmas depende de su grado de sofisticación y del perímetro que deban proteger, pero, en líneas generales, y según la página Web dedicada a los profesionales de la seguridad privada (Cibervigil@nte), se puede adquirir un sistema de protección para una vivienda a partir de unos 350 euros. Asimismo, existe una gran variedad de servicios complementarios de mantenimiento y control disponibles a partir de 15 euros al mes.

Una vez cometido el robo, la única esperanza se centra en el seguro. Para que éste responda adecuadamente es deber del ciudadano haberlo elegido y pagado con anterioridad y de la manera correcta. La mayoría de los seguros del hogar cubren tanto robos como atracos al 100%, siempre que la vivienda se halle protegida con las seguridades declaradas por el tomador del seguro. Pero sólo cubren entre el 5% y el 10% en los casos de hurto.

Las diferencias entre robo y hurto, tal y como aclara la policía autónoma vasca, radican en las condiciones en que se lleva a cabo el delito. Si en una sustracción incurren circunstancias de uso de la fuerza (rotura de puertas o ventanas, o cajones, etc.) o de uso de la violencia (intimidación o agresión), el delito es un robo. En el hurto, los ladrones se pueden llevar la cartera sin que la víctima se dé cuenta y sin recurrir a la fuerza. En el caso de un domicilio, si se deja la puerta abierta de par en par y alguien entra y se lleva algo, por ejemplo, podría ser un hurto, aunque siempre caben matices (por ejemplo, si entra en casa una persona sin consentimiento, puede estar incurriendo en un delito de allanamiento de morada). Cada caso hay que analizarlo por separado.

Las compañías de seguros obligan al tomador a denunciar el hecho ante la autoridad local de la policía, allí mismo es obligatorio elaborar un listado de los objetos robados y su valor, dentro de las setenta y dos horas siguientes al conocimiento del hecho. Otra de las exigencias es quedarse con una copia de la denuncia que se presentará posteriormente a la compañía de seguros correspondiente.

Paginación dentro de este contenido


Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones