Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal: Tecnología


Estás en la siguiente localización: Portada > Tecnología > Internet y telecomunicaciones

Tipos de contenidos: Tecnología

^

5 consejos básicos para evitar el ciberbullying

Medidas, recursos y herramientas para acabar con este tipo de acoso para niños y adolescentes

Imagen: Kyle Broad

El acoso escolar es una realidad en el día a día de los menores que, a través de la tecnología, va más allá de las paredes del aula. Casi un 21 % de los casos de bullying se producen a través de canales digitales, según datos de la Fundación ANAR de 2016. Por ello, es esencial tener claras sus consecuencias y, sobre todo, las medidas más idóneas para prevenir el ciberbullying y frenarlo.

Ciberbullying: ¿por qué es tan peligroso?

Problemáticas como el acoso escolar convierten la vida de niños y adolescentes en un auténtico infierno. Aunque no existen perfiles y cualquiera puede sufrir y ejercer bullying, hay personas especialmente vulnerables por razón de sexo, origen, orientación sexual, rasgos físicos, aficiones o habilidades sociales, entre otros.

La inmersión de los menores en el mundo digital es positiva en numerosos aspectos, pero también tiene consecuencias perjudiciales como el surgimiento de casos de ciberbullying. En estos casos, los acosadores utilizan herramientas tecnológicas para intimidar a sus víctimas, siendo el teléfono móvil la principal vía. Según un estudio de Ipsos Global Advisor, uno de cada dos casos de ciberbullying se produce a través del smartphone (47%), seguido de otros canales como las redes sociales (44 %), sistemas de mensajería online (42 %), chats (29 %), correo electrónico (25 %) y otro tipo de páginas web (18 %).

Todos los tipos de acoso son muy dañinos, pero el ciberbullying tiene algunas características que lo hacen muy peligroso:

  • En primer lugar, las barreras temporales y espaciales se difuminan y es posible estar en contacto continuo con la víctima fuera del ámbito escolar. Además, la mayor distancia física dificulta aún más que el acosador empatice con el acosado.
  • Por otro lado, la Red ofrece un supuesto anonimato a los ciberacosadores, que se escudan en él para intimidar a sus compañeros, gozando de una mayor sensación de impunidad que en las aulas.
  • Por último, la inmediatez y la ausencia de normas provocan que los ataques sean más impulsivos y agresivos, aumentando así la gravedad de los conflictos.

A todo ello hay que añadir que Internet y las redes sociales posibilitan hacer llegar los ataques a más personas en menor tiempo, pudiendo incluso viralizarse, lo que dificulta todavía más la eliminación de estos mensajes ofensivos.

5 medidas para eludir el ciberbullying

Sin duda, la mejor arma contra prácticas nocivas como el ciberbullying es la prevención. Por ello, es vital tener en cuenta algunos consejos clave para frenar una lacra que atormenta a los menores en el ámbito 2.0:

  • 1. Hablar y fomentar la confianza

La transparencia, la información y la confianza pueden ayudar mucho a evitar que hijos, hermanos y otros menores que conozcamos caigan en el ciberbullying. Es fundamental concienciar sobre esta práctica y sus consecuencias, así como ayudarlos a utilizar Internet con responsabilidad. Incluso, herramientas como el control parental pueden ser un buen recurso para garantizar este buen uso.

Imagen: ROBIN WORRELL
  • 2. Cuidar la privacidad

Uno de los principales conceptos que hay que hacer entender a los jóvenes usuarios de la Red es el de la privacidad, así como alertarles de los riesgos que puede suponer sobreexponerla. Algunas recomendaciones básicas pasan por privatizar los perfiles en redes sociales, agregar a estas redes solo a personas de confianza, cambiar las contraseñas con frecuencia y configurar las opciones de privacidad de las distintas plataformas.

  • 3. No caer en bulos

Entre los peligros más comunes de la Red está la circulación de bulos; es decir, rumores y noticias falsas que pueden poner en riesgo la privacidad e intimidad de los que lo reciben. Una forma de ciberbullying es difundirlos y utilizarlos para que, cuando las víctimas caigan en ellos, sean amenazadas y chantajeadas. Cuerpos de seguridad oficiales como la Policía Nacional usan sus redes sociales para desmentirlos y alertar sobre ellos.

  • 4. Vigilar la privacidad

Una clave para emplear las plataformas digitales con responsabilidad es tener en cuenta que, una vez que se envía un archivo, el propietario pierde el control del mismo. Por ello, hay que huir de difundir datos personales y fotografías, sobre todo si se trata de contenido sensible. Y, por supuesto, también hay que hacer ver a los acosadores potenciales que difundir este tipo de contenido supone un delito.

  • 5. Emplear los recursos y herramientas para denunciar

La mejor respuesta al ciberbullying no es la violencia ni contrarrestar con el mismo ataque. Al contrario de ello, tanto los afectados por este acoso como los que lo presencian lo que deben hacer es denunciar y alertar a los organismos correspondientes (Policía, la propia escuela, moderadores de redes sociales y plataformas, etc.). Y, por supuesto, también están disponibles para informarse las páginas webs y los teléfonos de ayuda de instituciones como Incibe (Instituto Nacional de Ciberseguridad) o asociaciones como la española Stop Haters.

En definitiva, acabar con el ciberbullying es una tarea que requiere concienciación y actuación, pero, sobre todo, la implicación y la lucha de todos.


RSS. Sigue informado

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos


Conocimiento digital para tu desarrollo profesional

Otros servicios


Buscar en