Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal: Economía


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía > Servicios y hogar

Tipos de contenidos: Economía

^

10 trucos para ahorrar en las visitas al dentista

Métodos eficaces para reducir la factura del dentista son mantener una buena higiene bucal, acudir a servicios dentales universitarios o aprovechar las ayudas sociales que brindan algunos profesionales

  • Autor: Por B. ÁLVAREZ
  • Fecha de publicación: 26 de marzo de 2018
Imagen: pressmaster

Ahorrar en el dentista es más simple de lo que parece. Casi siempre es el primer tratamiento sanitario al que se renuncia cuando la economía no da más de sí, pero la salud bucodental es fundamental. Problemas menores como la caries son muy fáciles de tratar, pero si se descuidan, pueden empeorar, repercutiendo en la salud general ¡y en el bolsillo! Para que las visitas al dentista no consigan vaciar la cartera, se debe llevar una alimentación sana y cuidar la boca a conciencia. Estos y otros trucos, como comparar precios o acudir a servicios dentales universitarios, ayudarán a reducir la factura del dentista.

El gasto medio en el dentista por parte de los consumidores españoles en el año 2016 fue de 610 euros, según datos del portal de estadísticas Statista. El importe más elevado en tratamientos dentales corresponde a los de implantología, seguido de los gastos en ortodoncia. Ambos son costosos, pero además hay que añadir lo que se invierte en empastes, extracciones, limpiezas... Todo suma. Y se multiplica, en el caso de las familias de varios miembros. Por eso, para intentar bajar la factura del dentista, la puesta en práctica de consejos como los que siguen puede ayudar en la tarea de ahorrar en las visitas al dentista.

Imagen: collusor

1. Cuidar la boca: la prevención, el mejor ahorro

El 95 % de los adultos españoles tiene caries, según una encuesta del Consejo General de Dentistas de España. Este dato reviste más importancia para la economía doméstica de lo que pueda parecer en un principio, entre otras cosas porque cada empaste tiene un precio medio de 65 euros. Además, puede ser el inicio de otras patologías dentales que al final pueden costar mucho más dinero. Por ello, para cuidar la salud y el bolsillo, es esencial mantener una limpieza adecuada y visitar al dentista dos veces al año.

2. Comer fruta y verdura, ahorro en dentista

Caramelos, dulces, patatas fritas, refrescos... Todos ellos son enemigos de la dentadura, si se toman en exceso. Son alimentos ricos en azúcar, almidón o ácido fosfórico, que se adhieren a los dientes con facilidad y contribuyen a la formación de placa dental. Es conveniente consumir este tipo de alimentos con moderación y sustituirlos por frutas y verduras, que ayudan a disminuir el deseo de dulces. Así, comer frutas y verduras se convierte en un eficaz truco para ahorrar dinero en dentistas.

3. No olvidar usar el hilo dental al lavar la boca

Si de verdad se quiere ahorrar el dinero del dentista, no hay que prescindir de utilizar un buen cepillo e hilo después de cada comida. El hilo dental es esencial, pues la causa principal de la enfermedad periodontal y la caries está en la placa bacteriana que permanece en los dientes incluso después de lavarlos. Utilizar hilo dental ayuda a combatir las bacterias restantes.

4. Comparar precios y profesionales

Antes de someterse a un tratamiento dental de cierto coste, se debe comparar entre varios profesionales para obtener un verdadero ahorro. Un modo muy sencillo de hacerlo es acudir a la web ComparaDentistas.com, que no solo compara los precios de diversos profesionales y tratamientos, sino que ayuda a los pacientes a recibir las ofertas más económicas de buenos dentistas, en base al presupuesto de su actual dentista (los dentistas hacen su oferta al paciente, se "subastan"). En este vídeo se puede ver cómo funciona la plataforma:

5. Ir al dentista desde pequeños

Una forma efectiva de ahorrar, y al mismo tiempo evitar posibles complicaciones a largo plazo, es visitar al dentista desde pequeños. Para ello es necesario terminar con la fobia al dentista, que tiene el 15 % de la población, según la Organización Mundial de la Salud. Si los niños se acostumbran desde que tienen pocos años, "no tendrán miedo e irán al odontólogo con la misma naturalidad con la que acuden a cualquier otro especialista, como el oftalmólogo o el pediatra", explica la dentista Carmen Otero.

6. Acudir a un centro universitario

Si se dispone de un presupuesto limitado, se puede recurrir a las consultas de odontología en las universidades españolas, donde estudiantes de grado y posgrado -con la supervisión de sus profesores- se ocupan de la salud bucodental de quienes acuden a ellos. Y es que lo hacen a la mitad de precio que en las clínicas privadas.

De hecho, un informe señala que las visitas al dentista en la Universidad Complutense de Madrid se han multiplicado por siete en la última década y las atenciones en la Universidad Europea de Madrid han crecido un 40 %. En el Área Clínica de la Facultad de Odontología de la Universidad de Sevilla y en ciudades como Granada y Zaragoza también se prestan servicios dentales en las universidades a precios más económicos. Los profesionales dominan todas las especialidades incluyendo ortodoncia, cirugía bucal, implantología, endodoncia, periodoncia, prótesis, odontología infantil, etc.

Imagen: John Lustig

7. Pensar en la salud antes que en la estética

Todo el mundo quiere lucir una sonrisa perfecta y unos dientes completamente blancos. Pero, si no hay dinero para todo, se debe priorizar. Se podrá ahorrar dinero en el dentista, al centrarse en solucionar los problemas de salud y dejar los tratamientos que tan solo afectan a la estética para momentos en que la economía sea más boyante. Y este truco es aplicable tanto a a adultos como en el caso de los niños.

8. Aprovechar el seguro médico para ahorrar

Si se cuenta con un seguro médico, las consultas del dentista pueden salir más económicas. Será bien por la existencia de clínicas propias de la aseguradora (Sanitas, ASISA, etc.) o porque tengan concertados los servicios de distintos profesionales a buen precio. Conviene informarse a fondo y comparar los servicios y los costes de cada aseguradora para que el ahorro sea de verdad efectivo.

9. Beneficiarse de ayudas sociales para el dentista

Algunos profesionales ofrecen ayudas destinadas a familias y personas que tienen dificultades en recibir un tratamiento dental. Por ejemplo, el grupo Clasor tiene el programa "Ortodoncia Solidaria". Para beneficiarse de estos tratamientos (con descuentos del 60 %, el 40 % o 20 %) hay que demostrar, con documentación oficial, varias condiciones. En el caso de un beneficio del 60%, hay que disponer de un salario inferior a 12.050 euros brutos anuales, llevar inscrito en el INEM más de dos años seguidos o disponer de un salario inferior a 16.870 euros brutos anuales, más estar reconocido como mujer maltratada, persona con discapacidad, ser familia numerosa, monoparental o con miembros dependientes.

10. Pagar a plazos los tratamientos dentales

El socorrido remedio de adquirir a plazos diversos bienes y servicios también puede ayudar a pagar la factura del dentista. Como en otros ámbitos, los profesionales dan un presupuesto y ofrecen diferentes vías de financiación. Eso sí, conviene hacer números y despejar cualquier duda antes de comenzar un tratamiento, en especial si van a cobrar intereses y a cuánto ascenderán, pues quizás no compense esta solución. Como en cualquier servicio, es de vital importancia informarse antes y estar seguro de lo que se firma.


RSS. Sigue informado

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos



Otros servicios


Buscar en