Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal: Economía


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía > Trabajo

Tipos de contenidos: Economía

Recetas para ir de picnic
Λ

Pensiones no contributivas

Aseguran una prestación económica, asistencia médica y farmacéutica gratuita, así como el acceso a servicios sociales complementarios

  • Autor: Por ELENA V. IZQUIERDO
  • Fecha de publicación: 26 de abril de 2010

Una de las principales preocupaciones que acecha a los trabajadores cuando se van a jubilar es la cuantía de la pensión con la que contarán tras haber cotizado durante toda su vida. Lo mismo les ocurre a quienes tienen una discapacidad que interrumpe o dificulta su continuidad en el puesto trabajo y han pagado durante años las cuotas de la Seguridad Social. Pero hay otro grupo de ciudadanos que, al llegar a la edad de jubilación o cuando se les diagnostica una incapacidad, no han cotizado durante el tiempo mínimo establecido para acceder a una pensión en su modalidad contributiva. Para que estas personas no queden desamparadas, en el caso de que sus rentas o patrimonio sean escasos, las pensiones no contributivas aseguran una ayuda económica, asistencia médica y farmacéutica gratuita, además del acceso a servicios sociales complementarios.

Requisitos generales

Las pensiones no contributivas son prestaciones económicas que se reconocen a quienes no tienen recursos suficientes para su subsistencia y se hallan en una situación de necesidad protegible, ya sea de jubilación o de invalidez. Algunos ciudadanos no han cotizado nunca o lo han hecho durante un tiempo insuficiente como para poder cobrar una pensión contributiva. En este caso, pueden acceder a una prestación en su modalidad no contributiva.

Para ser beneficiario, es preciso ser español, aunque las ayudas están abiertas a ciudadanos de otros países que residan de manera legal en España. Otro de los requisitos es carecer de ingresos suficientes. Se entiende que esto ocurre cuando las rentas anuales del solicitante son inferiores a 4.755,80 euros. En el caso de que el solicitante conviva con otros familiares, se tiene en cuenta la suma de las rentas o ingresos anuales de todos los miembros que forman la unidad económica de convivencia.

  • Cuando el solicitante resida sólo con su cónyuge y/o con parientes consanguíneos de segundo grado, los ingresos para poder disfrutar de la pensión tienen que ser inferiores a 8.084,86 euros si viven dos personas, menores de 11.413,92 euros cuando sean tres convivientes y por debajo de 14.742,98 si la unidad familiar está formada por cuatro personas.
  • Los ingresos de la unidad familiar pueden ser superiores a estas cantidades cuando entre los parientes consanguíneos con quienes convive el pensionista se hallen alguno de sus padres o hijos. En este supuesto, si hay dos convivientes, la suma de las rentas debe ser inferior a 20.212,15 euros. Cuando haya tres, no podrá alcanzar 28.534,80 euros y si la unidad familiar consta de cuatro personas, no sobrepasará los 36.857,45 euros.

Se considera que los ingresos son insuficientes cuando la renta anual del solicitante no llega a 4.755,80 euros

En esta modalidad se distinguen dos tipos de pensiones: la de invalidez y la de jubilación. El requisito de los ingresos es común para los solicitantes de ambas. Si estos se cumplen, hay que atender a condiciones específicas para cada una: edad, periodo de residencia legal en territorio español o grado de discapacidad.

  • Para percibir la pensión no contributiva de jubilación es necesario haber cumplido 65 años. También es indispensable residir en España y haberlo hecho durante diez años, en el periodo que media entre el cumplimiento de los 16 años y el devengo de la pensión. De estos diez años, al menos dos han de ser consecutivos e inmediatamente anteriores a la fecha de la solicitud.

  • Las condiciones específicas para cobrar la pensión no contributiva de invalidez son: tener al menos 18 años y no haber superado los 65, y padecer una discapacidad igual o superior al 65%. En cuanto a la residencia, es imprescindible que el beneficiario resida en territorio español y lo haya hecho durante al menos cinco años, de los cuales dos han de ser consecutivos e inmediatamente anteriores a la fecha en que se solicite la prestación.

Compatibilidades e incompatibilidades

La pensión no contributiva de invalidez permite realizar actividades laborales compatibles con la discapacidad del pensionista, sean o no lucrativas, siempre que no representen un cambio en su capacidad real para el trabajo.

Quienes sean beneficiarios de una pensión de jubilación no contributiva, no podrán serlo de la prestación por invalidez, y viceversa. Ambas pensiones son también incompatibles con las Pensiones Asistenciales (PAS) y con los subsidios de Garantía de Ingresos Mínimos y por Ayuda de Tercera Persona de la Ley de Integración Social de las Personas con Discapacidad (LISMI). Tampoco son compatibles con la asignación familiar por hijo a cargo con discapacidad.

Paginación dentro de este contenido

  •  No hay ninguna página anterior
  • Estás en la página: [Pág. 1 de 2]
  • Ir a la página siguiente: Cuantía »

RSS. Sigue informado



Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto