Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud > Investigación médica

Tipos de contenidos: Salud

^

Ortodoncia temprana

Las ventajas de un tratamiento precoz sobre los defectos y malformaciones de la dentadura son más palpables si existe un problema óseo importante

  • Autor: Por CLARA FRAILE
  • Última actualización: 6 de febrero de 2006

Nuestra sociedad no se caracteriza por que los niños acudan al dentista con fines preventivos. Así lo revelan las estadísticas de la Fundación Dental Española, que indican que sólo la mitad de ellos acude a la consulta una vez al año, los demás no van nunca o lo hacen cuando la patología es ya evidente. Los últimos estudios epidemiológicos revelan que cuatro de cada diez niños tienen caries, proporción que se eleva al 70% cuando su edad llega a los 12 años. Pero, además de esta enfermedad, los problemas más frecuentes son los ortodóncicos: aquellos que se originan por una mala posición de las piezas dentarias o por una alteración en el crecimiento y desarrollo de los maxilares. Los especialistas en Odontopediatría y Ortodoncia subrayan que cuanto antes se traten estas malposiciones dentales, especialmente si son óseas, mejor. El hecho de que no se visite al dentista con la frecuencia debida tiene que ver con que en España la salud bucodental no está integrada de forma amplia en los servicios gratuitos. Por otro lado, tampoco hay muchos profesionales dedicados exclusivamente a la atención dental en las edades tempranas.

La prevención, asignatura pendiente

Los dientes juegan un papel fundamental en la masticación de los alimentos y en la comunicación, al permitir la pronunciación correctamente. Pero, además, su implantación constituye uno de los factores estéticos más determinantes por la armonía que puede proporcionar a un rostro.

El hecho de que en España la salud bucodental no esté integrada de forma amplia en los servicios gratuitos hace que sea contemplada por la mayoría de los ciudadanos todavía como un lujo "más que como uno de los aspectos necesarios dentro de la salud general del individuo", asegura la doctora Montserrat Catalá, profesora titular de Odontopediatría de la Universidad de Valencia y exvicepresidenta de la Sociedad Española de Odontopediatría (SEOP).

Sin embargo, aunque en un porcentaje muy inferior a la media europea, son muchos los padres que se preguntan cuándo hay que empezar a llevar a los niños al dentista; si existen realmente tratamientos preventivos eficaces; si merece la pena prestar atención a las caries en los dientes de leche, o si la colocación de los aparatos correctores debe hacerse antes de que los pequeños den el estirón.

La recomendación de sociedades científicas como la American Academy of Pediatric Dentistry o la propia SEOP es muy clara: conviene llevar a los niños a edades tempranas a un dentista especializado en atención integral del niño y del adolescente.

Pero en nuestro país cuesta encontrar profesionales dedicados exclusivamente a este campo. Según el doctor José Enrique Solano, responsable del equipo de investigación de Estomatología Infantil y Ortodoncia de la Universidad de Sevilla, su número es restringido por la alta cualificación que se requiere y por que el trabajo con el paciente es muy duro: "son necesarias técnicas de Psicología, a veces corregir hábitos, comportamientos y conductas, y esto agota a un profesional", afirma.

La doctora Ane Vitoria, una de las pocas especialistas tanto en Odontopediatría como en Ortodoncia, coincide con su colega sevillano en que es a partir de los tres años cuando resulta conveniente que un niño acuda periódicamente a la consulta de un odontopediatra. Allí se identifican los problemas dentales y, cuando es preciso, se interviene para guiar los dientes que van a erupcionar.

Un experto en la boca de los más pequeños conoce lo que ocurre y lo que va a ocurrir en ella y, gracias a las revisiones, normalmente anuales o semestrales, es capaz de prever el desarrollo oral y de evitar posteriores problemas que podrían luego tener difícil remedio. "La atención temprana compensa en la solución y en el resultado final. Aunque sea necesaria una terapia en una segunda etapa (adolescencia) ésta será menos agresiva", afirma el doctor Solano.

Ane Vitoria, con una amplia formación en EE.UU. y Europa, precisa que es primordial que los dientes de leche se mantengan en su sitio hasta su pérdida natural, para evitar malposiciones dentales, y que hay que procurar conservarlos sin caries o tratarlos si las tienen.

Paginación dentro de este contenido




Otros servicios


Buscar en