Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal: Tecnología


Estás en la siguiente localización: Portada > Tecnología > Internet y telecomunicaciones

Tipos de contenidos: Tecnología

Lagundu elikadurari buruzko itzulpen automatikoa zuzentzen
^

Plataformas de protesta y reclamaciones en Internet

Servicios como Change.org o Avaaz permiten a los ciudadanos gestionar sus reivindicaciones sociales desde Internet

Imagen: Avaaz

España es un país donde el activismo on line ha estado presente desde los primeros años de introducción de Internet en los hogares. Desde las huelgas donde se reclamaba a Telefónica una tarifa plana real de acceso a la Red hasta las recientes movilizaciones ciudadanas del 15M, donde por primera vez los ciudadanos se organizaron a través de las redes sociales para manifestarse en calles y plazas, el medio digital ha multiplicado la eficacia en la organización de las protestas más variopintas. Sin embargo, muchas veces ya no es necesario salir a la calle para que las reclamaciones sean escuchadas, gracias al nacimiento de ciertas plataformas que gestionan y aglutinan las firmas masivas de documentos y manifiestos, para dirigirlos luego a los estamentos reclamados.

Protestas globales

Una de las formas más tradicionales de activismo es la recogida de firmas para pedir un cambio social o legislativo; es algo completamente legal y reglamentado en democracia. En este sentido, en España existe un mecanismo democrático para que la ciudadanía pueda participar en la función legislativa del Congreso. El mismo se basa en la presentación de una Iniciativa Legislativa Parlamentaria (ILP), siempre que se atestigüe la recogida de medio millón de firmas o más.

Imagen: Avaaz

Ello no es óbice para que de las 88 ILP presentadas en España desde el inicio de la democracia, solo una haya prosperado mediante su inclusión en otra proposición de ley. Sin embargo, no todas las acciones reivindicativas tienen que llevar consigo un cambio legislativo, a veces simplemente se trata de sumar fuerzas frente a una causa concreta. Gracias a Internet, es más fácil llamar a la acción para conseguir reunir a los ciudadanos y reivindicar diferentes causas sociales.

La recogida de firmas para pedir un cambio social o legislativo es algo completamente legal en democracia

Existen algunas plataformas que facilitan la firma a los ciudadanos para apoyar todo tipo de movilizaciones, ya sea en su propio país o en cualquier lugar del mundo donde se pueda producir una injusticia o se quiera denunciar una situación de abuso. Este tipo de servicios tiene un componente social muy fuerte, hasta el punto que la mayoría de sus visitas provienen de redes sociales como Facebook o Twitter, donde sus usuarios promueven y comparten sus reivindicaciones con su círculo de amigos o seguidores.

Actuable y Change.org

En el año 2010 se lanzó en España Actuable, que desde el pasado mes de mayo forma parte de Change.org, una de las principales plataformas para iniciar peticiones. Antes de su fusión, Actuable pasó en un año de 80.000 a más de 700.000 usuarios registrados. Por su parte, Change.org, fundada en 2007, cuenta con quince millones de miembros en todo el mundo. Uno de los principales logros que se ha conseguido a través de Actuable fue que los hijos de parejas del mismo sexo nacidos mediante vientres de alquiler pudieran ser inscritos en los consulados en el extranjero como españoles.

Imagen: Change.org

El modelo de negocio de Change.org consiste en ayudar a las ONG en la tarea de conectar a ciudadanos y activistas con las campañas que organizan estas. De este modo, pueden movilizar para una causa concreta al perfil específico de ciudadanos que están motivados por la misma. Por este apoyo, y por la labor de organización y movilización de este tipo de campañas, Change.org consigue beneficios económicos.

La diferencia de Change.org respecto a otras iniciativas para fomentar el activismo, radica en que las peticiones son creadas por los ciudadanos. Es decir, estas plataformas no cuentan con una línea editorial, aunque sí ayudan a promover algunas de las iniciativas en su boletín de noticias o a través de sus canales de comunicación social. En algunas ocasiones, las causas publicadas pueden no ser justas o contener información parcial. En estos casos, es la propia comunidad de usuarios la que hace de filtro.

Avaaz, Get Up! y MoveOn

Otra plataforma internacional que también opera en España es Avaaz. Esta iniciativa crea y promueve sus propias campañas al mismo tiempo que permite que ciudadanos de todo el mundo puedan incluir las suyas. Con trece millones de usuarios registrados, es un servicio de activismo que está presente en la mayoría de los conflictos armados de los últimos años, como en Siria, donde diez activistas de la plataforma murieron al ayudar a escapar a un periodista internacional. También ha sufrido atentados informáticos mediante ataques de denegación de servicio (DDoS).

Imagen: Get Up!

Get Up! es la plataforma de activismo on line más popular de Australia, con más de 600.000 usuarios registrados. Ha liderado reivindicaciones sociales en este país así como reformas legislativas. Uno de los casos de éxito de Get Up! fue conseguir que el parlamento australiano rechazara una propuesta para permitir que la madera de los bosques nativos pudiera ser quemada con el fin de generar electricidad. También más de 100.000 personas firmaron en la página contra la destrucción de la Gran Barrera de Coral.

En Estados Unidos, MoveOn cuenta con más de cinco millones de usuarios que forman parte del sector considerado progresista y que lidera todo tipo de acciones y reivindicaciones en defensa de las políticas sociales.


RSS. Sigue informado



Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto