Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Bricolaje > Jardín

Tipos de contenidos: Bricolaje

Haces compras por la Red?
Λ

La lavanda, una planta aromática y ornamental

Las plantas de lavanda son una buena opción para borduras, rocallas y setos bajos

Imagen: Martin Pettitt

La lavanda es una planta aromática semiarbustiva, habitual en muchos jardines mediterráneos. Su fácil cultivo hace que sea una elección segura en terrenos no muy ricos, como los secos y arcillosos. Hay más de 30 especies de lavanda, todas ellas pertenecientes a la familia de las lamiáceas. Sus perfumadas flores en forma de espigas de color lila azulado coronan sus largos y ramificados tallos.

Características y cuidados de la lavanda

La lavanda es una planta semiarbustiva de tallos leñosos, hojas perennes largas y estrechas, y pequeñas flores de color azul violáceo, con un cáliz tubular. Pero pese a su peculiar forma y color, la lavanda se conoce, sobre todo, por el fragante aroma que desprende.

Muy resistente, necesita mucha luz y sol directo, aunque en invierno soporta bien las heladas. Crece sin problemas tanto en zonas pedregosas y en terrenos secos y arcillosos, como en macetas y jardineras.

La lavanda crece sin problemas en zonas pedregosas y en terrenos secos y arcillosos

En cuanto al sustrato, debe estar suelto y bien drenado, sin encharcamientos, aunque soporta la falta de agua y, en verano, basta con regarla una vez a la semana.

Las plantas de lavanda son una opción muy apropiada para borduras, rocallas y setos bajos. También suponen una buena alternativa al césped en emplazamientos donde este no se desarrolla bien, como las superficies irregulares y los terraplenes.

La época de floración de la lavanda varia según la especie, aunque por lo general alcanza su máximo esplendor entre la primavera y el verano. Cuando la floración llega a su fin, es necesario realizar una poda enérgica para favorecer su crecimiento y evitar que los arbustos se dispersen.

Se puede cultivar a partir de semillas que se plantan durante el otoño en las zonas de clima suave y en los primeros meses de la primavera en las zonas más frías. No obstante, la mejor opción para su multiplicación es el esqueje.

Plagas y enfermedades

Aunque son muy resistentes a plagas y enfermedades, son frecuentes los problemas tras el ataque de hongos, como el septoria, la rosellinia y la fitóftora. Si esto ocurre, pueden formarse manchas claras en las hojas y podredumbre en tallos y raíces.

El sustrato también puede causar contratiempos. Si es demasiado fértil, la fragancia de la planta perderá intensidad. Si la tierra es muy húmeda, además de pudrir las raíces, el crecimiento de la planta se ralentizará.

Flores secas de lavanda

Imagen: caubere morag

La lavanda florece en las primeras semanas del verano. Es en esta época cuando el color de las flores oscila entre un azul o un violeta brillantes, el momento perfecto para recolectarla y secarla.

Antes de comenzar el proceso de secado, se deben eliminar las hojas del tercio inferior del tallo y las dañadas o con peor aspecto.

A continuación, se cuelgan las flores boca abajo en ramilletes de cinco a diez ejemplares, en una habitación seca y bien ventilada, lejos de la luz directa para evitar que el sol destiña las flores. Estas deben estar dispuestas de forma escalonada, de modo que las cabezas no estén demasiado juntas para que el aire pueda circular.

Este proceso dura unas tres semanas, trascurridas las cuales, se pueden utilizar las flores secas para adornar un jarrón o para perfumar la casa, el interior de los armarios y cajones.

Etiquetas:

aromática, lavanda, planta


RSS. Sigue informado



Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto