Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal: Economía


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía > Finanzas

Tipos de contenidos: Economía

^

Rentas que no se declaran

Numerosas ayudas públicas, indemnizaciones, pensiones y algunos premios están exentos de incluirse en la Declaración de la Renta

  • Autor: Por GRACIA TERRÓN
  • Fecha de publicación: 21 de abril de 2008

Prestaciones públicas exentas

Como un Gran Hermano, Hacienda tiene ojos y controla prácticamente todas las rentas e ingresos que obtienen los contribuyentes cada año fiscal. Rendimientos de trabajo, plusvalías por la venta de acciones o fondos de inversión, intereses de cuentas corrientes... Un sinfín de ingresos pasan por el fisco, quien analiza, en función de la normativa fiscal vigente, si el contribuyente debe pagar impuestos o recibir una merecida devolución. Al margen de los ingresos mencionados, existen múltiples excepciones de rentas que no hay que declarar. Numerosas ayudas públicas, pensiones específicas y algunos premios están exentos de incluirse en la Declaración de la Renta, tal y como refleja la ley.

Las prestaciones públicas que se cobran desde mediados de 2007 por el nacimiento de un hijo están exentas de declaración a Hacienda

No hay que declarar las prestaciones familiares por tener un hijo a cargo, ni las pensiones y haberes pasivos de orfandad. Por ejemplo, las ayudas en concepto de alimentación que pueda recibir un contribuyente (madre o padre), para el cuidado de sus hijos por parte de su cónyuge (habitualmente en situaciones de separación o divorcio), no tienen que ser declaradas.

Como novedad del ejercicio 2007 y que, por tanto, se aplicará por primera vez este año, están exentas las prestaciones públicas cobradas por el nacimiento de un hijo (los 2.500 euros que se comenzaron a abonar desde mediados de 2007 por el nacimiento de un hijo, con carácter general, o 3.500 euros en situaciones especiales, como madres solteras o familias numerosas con un tope de ingresos). Las prestaciones por parto o adopción múltiple y las ayudas públicas por maternidad abonadas en ciertas comunidades autónomas tampoco pasan por el fisco.

Minusválidos y mayores de 65 años

Los contribuyentes que tienen a su cargo minusválidos o personas mayores de 65 años tampoco tendrán que declarar las rentas o ayudas recibidas por instituciones públicas que reconocen este acogimiento. También están exentas las prestaciones económicas otorgadas por instituciones públicas a las personas cuyo grado de minusvalía es igual o superior al 65%.

Los ancianos mayores de 65 años que reciban subvenciones para financiar su estancia en residencias o centros de día tampoco tendrán que declarar estas rentas, siempre que el resto de sus ingresos no supere en dos veces el salario mínimo interprofesional (que para el año 2008 está fijado en 600 euros al mes).

En cuanto a rentas pagadas por la Seguridad Social, están exentas aquéllas que se abonan a contribuyentes que han obtenido la incapacidad permanente absoluta o gran invalidez. También están exentas las prestaciones reconocidas a los profesionales no integrados en el régimen especial de la Seguridad Social de los trabajadores por cuenta propia o autónomos por las mutualidades de previsión social que actúen como alternativas al régimen especial de la Seguridad Social. En ambos casos, la cuantía exenta de declarar tendrá como límite el importe de la prestación máxima que reconozca la Seguridad Social por el concepto que corresponda. El exceso tributará como rendimiento del trabajo.

Por último, Las pensiones que el Estado concede por ser víctimas del terrorismo no se deben incluir en la Declaración de Hacienda. Por otra parte, las víctimas de la Guerra Civil que estén cobrando una pensión por haber sufrido lesiones o mutilaciones tampoco tienen que declarar este tipo de rentas. De igual modo, las ayudas que reciben los afectados por el virus del sida están exentas de declarar, como así figura en la normativa española desde el año 1993.

Paginación dentro de este contenido


Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos



Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto