Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal: Economía


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía > Servicios y hogar

Tipos de contenidos: Economía

Feliz Navidad - Consumer 2018
^

Limpieza de un fregadero de acero inoxidable

Existen muchos tipos de pilas de fregadero en el mercado. Algunas de las más habituales son las metálicas de acero inoxidable, que requieren de una serie de medidas en su limpieza para no dañarlas y conseguir una higiene total.

  • Fecha de publicación: 25 de mayo de 2004

Los fregaderos de acero inoxidable son actualmente los más comunes en las cocinas de los consumidores. La mayoría de la gente se decanta por este tipo de pila debido a que es más cómoda de limpiar y más resistente. Otra de las ventajas de los fregaderos metálicos es que son más baratos. De todas maneras, también podemos encontrar cubetas de otros materiales, como el gres.

La resistencia de un fregadero varía en función del grosor de la chapa. Lo más habitual es que el material del que esté hecho sea el acero inoxidable, una superficie que no es adherente, lo cual facilita su limpieza. Estos fregaderos aguantan bien los productos abrasivos de limpieza, aunque no son inmunes a ellos, por ello, para no estropear la pila ni dejar marcas o cercos en ella, a la hora de limpiarlos debemos tener en cuenta una serie de consejos:

- En primer lugar, como es obvio, la regularidad de su limpieza es básica. Debemos lavar la pila regularmente, lo ideal sería hacerlo cada vez que la utilicemos.

- Cuando limpiemos el fregadero tenemos que dejarlo seco. Lo enjuagaremos y lo secaremos posteriormente con un paño. Esto es importante, debido a que en el agua sobrante pueden quedar restos de los productos de limpieza que hayamos usado o residuos de cal y la mayoría de estos artículos de higiene contiene elementos abrasivos que al exponerlos al acero durante cierto tiempo pueden dañarlo.

- No usaremos estropajos ni esponjas metálicas, ya que pueden dejar partículas metálicas que dañen la pila, bastará con emplear un paño húmedo.

- Cuando queden manchas para limpiarlas pasaremos el trapo siguiendo la dirección de las líneas de la pila.

- No es una buena costumbre dejar durante mucho tiempo recipientes metálicos en la cubeta, pueden formar cercos de humedad que serán difíciles de quitar.

- Procuraremos que los residuos de comida no se acumulen en el desagüe porque podrían acabar obstruyéndolo.

Etiquetas:

fregadero, fregar, pila


Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos



Otros servicios


Buscar en