Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal: Economía


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía > Servicios y hogar

Tipos de contenidos: Economía

¿Nos aportan los envases seguridad a los consumidores?
^

Sistemas de calefacción

El sistema más usado es el de caldera de gas natural con radiadores de agua

  • Autor: Por MARÍA LANDA
  • Última actualización: 5 de marzo de 2008
Imagen: Jon Doc

La factura de la calefacción es uno de los principales gastos en los hogares españoles, representando más de la mitad del consumo energético total de la casa en los meses más fríos. Por esta razón es importante acertar en la elección del sistema de calefacción, ya que no todos garantizan la misma eficacia a la hora de combatir las bajas temperaturas. El tipo de vivienda, el lugar donde esté ubicada y la conciencia ecológica de cada uno determinará la elección de un modelo u otro: el más ecológico - la caldera de condensación- es también el más caro frente a otros más utilizados como los radiadores y el suelo radiante. Los precios, así como las ventajas e inconvenientes difieren notablemente de unos a otros.

Aspectos que se deben tener en cuenta antes de la compra

Antes de optar por uno de los múltiples sistemas que existen en el mercado, es necesario saber cuáles son las necesidades precisas de cada vivienda y de cada familia. En primer lugar hay que tener en cuenta la zona climática en que eestá situada la casa. Si se trata de una zona donde hace mucho frío y hay frecuentes heladas o nevadas, es recomendable optar por un sistema que mantenga el calor de forma constante. En áreas donde el invierno es más cálido, podría ser suficiente con sistemas más sencillos que dan calor de forma puntual.

En segundo lugar conviene analizar las características de la vivienda y de la familia que la habita. Es fundamental conocer la superficie exacta que se debe calentar, su orientación, su uso (diario o de fin de semana) y la posibilidad de calentarla total o parcialmente. Asimismo, es importante prever con qué espacio se cuenta para la instalación de un sistema de calefacción, o si hace falta al mismo tiempo disponer de suministro de agua caliente.

Por otro lado se debe conocer qué posibles fuentes de energía tiene la casa. En algunos casos la comunidad dispone de un sistema de calefacción central con gasóleo, o bien existe una instalación de gas natural que permite un suministro continuo. Cuando no hay ninguna fuente de energía, pero se quiere instalar una en la vivienda, la obra debe realizarla una empresa autorizada.

Los interesados deben estudiar también las posibilidades técnicas para realizar la obra que conlleva cada sistema, y el costo que le va a suponer la instalación. Además de este gasto inicial es necesario calcular el gasto posterior de consumo, que en función del sistema elegido permitirá ahorrar bastante dinero.

Por último, es aconsejable guiarse por criterios ecológicos y de seguridad cuando se elige un sistema de calefacción. Entre los más contaminantes están los que utilizan combustibles como el gasoil, que produce gases y olores nocivos para el medio ambiente, además de resultar más sucio en la vivienda. El suelo radiante con caldera de condensación es uno de los más ecológicos y de mayor rendimiento energético. En cuanto a la seguridad, todos los sistemas que requieren almacenar algún tipo de combustible se exponen a un mayor peligro de fugas o explosiones, por lo que el control y mantenimiento debe ser mucho más riguroso.

El más usado es la caldera con radiadores de agua y el más confortable es el suelo radiante.

Tengo un sistema de calefacción distinto al de mi comunidad de vecinos

Cada vez es más frecuente, especialmente en inmuebles antiguos, que cuando un vecino decide reformar su piso, aproveche también para cambiar su sistema de calefacción, instalando uno individual. En muchas ocasiones esta decisión puede dar lugar a problemas, ya que muchas comunidades tienen un sistema de calefacción central. ¿Debe el propietario que instala calefacción individual seguir contribuyendo al pago de la calefacción central del inmueble?

La respuesta es sí, aunque con matices. El sistema central de calefacción es un elemento y servicio común al que todos los propietarios han de contribuir, salvo que estén exonerados en el título constitutivo o por la junta, por lo que un propietario que deje de utilizar el servicio común de calefacción no puede por sí mismo excluirse del gasto, y necesita la aprobación unánime de la junta para dejar de pagar. Pero también es cierto que en el servicio de calefacción central hay dos gastos:

  • El primero es el gasto de mantenimiento, conservación y sustitución del sistema. A éste, debe seguir contribuyendo.
  • El segundo es por consumo. En este caso hay que distinguir entre las comunidades en las que el consumo es individualizable por contador para cada piso y local (caso en el que no habría que pagar), de aquellas otras en las que no está individualizado, en las que con seguridad habrá que seguir abonando dinero para el soporte del agua caliente y calefacción.

Estos criterios se basan en el articulo 9 de Ley de Propiedad Horizontal, según el cual todos los propietarios están obligados a contribuir con arreglo a la cuota de participación fijada en el título constitutivo o a lo especialmente acordado por ellos en Junta de Propietarios, a los gastos generales para el adecuado sostenimiento del inmueble, sus servicios, cargas o responsabilidades que no sean susceptibles de individualización; añadiendo que se reputarán generales los gastos que no sean imputables a uno o varios pisos o locales sin que la no utilización de un servicio exima del cumplimiento de las obligaciones correspondientes, salvo que se trate de innovación o mejoras.

Sólo cuando exista una imposibilidad física y total de utilizar el servicio común, ajena por completo a la voluntad del comunero, la jurisprudencia menor la acepta como causa justificativa de la exclusión de la obligación de pago del correspondiente gasto común. Pero en modo alguno, como indica la sentencia de la Audiencia Provincial de Burgos de 26 de marzo de 2001, puede tener la misma consideración, la imposibilidad de utilizar el servicio común que deriva de la decisión unilateral del comunero. Porque, "de entenderse lo contrario, resultaría que el interés de uno solo de los comuneros primaria sobre el interés general de la comunidad".

Paginación dentro de este contenido




Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto