Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal: Economía


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía > Servicios y hogar

Tipos de contenidos: Economía

^

Miniespacios de alquiler

Minitrasteros y minialmacenes solventan algunos problemas de manera cómoda y a menor coste que un local al uso

  • Autor: Por ANDONE MARÍN
  • Última actualización: 28 de enero de 2011
Imagen: Matt

"¿Dónde meto todo esto? Si tuviera más espacio..." Cuántas veces se habrán pronunciado estas mismas palabras al ver que la casa se queda pequeña a medida que se amontonan objetos en ella. Las casi siempre reducidas dimensiones de las viviendas, junto con la propensión a acumular pertenencias de todo tipo en la sociedad actual, favorece que en ocasiones se acabe desbordado por enseres que molestan, pero de los cuales no se puede o quiere prescindir. Para esos casos en los que se necesita un espacio extra que descongestione la casa o lugar de trabajo, destaca la opción del alquiler de miniespacios: minitrasteros y minialmacenes que solventan los problemas de falta de espacio de manera cómoda y a menor coste que un local al uso.

¿Qué es el "self storage"?

El "self storage", que se podría traducir como "autoalmacenaje", engloba a la industria dedicada a ofrecer un servicio de alquiler de minialmacenes y minitrasteros privados, cuyos usuarios, sean empresas, profesionales o particulares, hacen libre uso del mismo, con un plus de seguridad y comodidad. Desde un metro cuadrado para guardar los apuntes del hijo que vuelve a casa tras acabar la universidad, a 200 metros cuadrados, como máximo, para productos en "stock" de una empresa. La oferta es variada y flexible. Estos miniespacios se ubican, en general, en grandes superficies y cuentan con módulos divididos por paneles, que ofrecen la posibilidad de adaptar los espacios en tamaño y forma, según la demanda.

La industria del "self storage", muy establecida en Estados Unidos, de donde proviene (nació en este país tras la Segunda Guerra Mundial y hoy cuenta allí con una oferta de más de un metro cuadrado por habitante), no se introdujo en Europa hasta finales de los años 80 (en Reino Unido). En España acaba de emerger, ya que se inició hace menos de una década, entrado ya el nuevo siglo, y está en proceso de expansión. Es un servicio que empieza a funcionar con fuerza en grandes urbes como Madrid o Barcelona y sus alrededores, aunque aún resulta poco conocido en ciudades más pequeñas de la geografía española. En algunas de ellas, de hecho, aún ni se conoce.

Uso diverso

El sector del "self storage" cuenta con clientes de todo tipo, ya sean empresas, profesionales autónomos o particulares. La demanda global en España está repartida entre estos tres grupos de usuarios, aunque se espera un incremento futuro en los particulares, entre quienes se empieza a conocer, según indica Joseph Collin, presidente de la Asociación Española de Self Storage (AESS), que agrupa a cerca del 70% del sector en nuestro país (con cerca de 30 operadores miembro, unos 60 centros repartidos por la geografía española en total).

El uso que se dé a estos espacios depende de quién los utilice. A una familia o un particular, uno de estos miniespacios puede servirle para liberar sitio en su casa, un pequeño lugar añadido que se utiliza como trastero o una solución puntual para guardar sus muebles y otras pertenencias mientras se hace una mudanza o reformas en casa. También se utilizan de forma habitual para recoger ropa u otro material fuera de temporada (como esquís, tablas de surf, material de golf, etcétera) o para guardar pertenencias durante viajes al extranjero.

Los autónomos usan los miniespacios para guardar sus materiales y maquinaria sin miedo a robos u otros percances

Para las empresas es una alternativa a los almacenes tradicionales, más costosos y con contratos a largo plazo. Además, son muy accesibles y cuentan con muelles de carga y descarga, montacargas, palés... Es habitual que también almacenen material publicitario, archivos, material en stock o, cuando se acercan las fechas navideñas, cestas u otros regalos para los empleados.

También los miniespacios empiezan a gozar de cierta popularidad entre numerosos profesionales autónomos que no tienen un lugar de trabajo fijo. Los utilizan para guardar sus herramientas y maquinaria, en ocasiones de valor, sin miedo a robos u otros percances desagradables.

Un plus de seguridad

Una de las ventajas de este tipo de espacios es, en efecto, la seguridad de que los objetos se encuentran seguros y a buen recaudo. Los recintos que acogen estos módulos o "camarotes" cuentan con modernos sistemas de seguridad. Puesto que están vigilados por cámaras, suponen una garantía contra robos, por lo que resultan una opción muy atractiva para los ya citados profesionales autónomos o empresas que necesitan guardar maquinaria.

Cada uno de los módulos o espacios cuenta con una alarma individual que se desconecta de modo automático cuando el usuario accede al recinto mediante su tarjeta personalizada. Por otra parte, el contrato de alquiler incluye un seguro básico que cubre posibles daños por diferentes eventualidades (una fuga de agua, un incendio...). Los límites de cobertura dependen de cada empresa. Esta cobertura básica se puede ampliar, con un coste adicional, según las necesidades del contratante, algo habitual si se guardan piezas delicadas o de valor considerable, como cuadros.

Paginación dentro de este contenido

  •  No hay ninguna página anterior
  • Estás en la página: [Pág. 1 de 2]
  • Ir a la página siguiente: Objetos prohibidos »

RSS. Sigue informado

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos



Otros servicios


Buscar en