Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Educación > Extraescolar

Tipos de contenidos: Educación

^

Niños y juguetes

Decirles que 'no' a los caprichos les ayuda a convivir con la frustración y no les traumatiza

La famosa frase "me lo pido" vuelve a sonar en los hogares españoles. La amplia oferta disponible en el mercado y las fuertes campañas publicitarias convierten la selección de juguetes en una difícil elección para los adultos. El gasto estimado en juguetes para estas Navidades es de 160 a 190 euros. Los padres pueden tomar diferentes actitudes y medidas para evitar que los hijos se conviertan en pequeños grandes consumistas. Educar también es saber decir 'no'.

Juguetes y regalos por Navidad

El gasto medio estimado por español para las próximas Navidades es de entre 915 y 950 euros. De ese total, entre 160 y 190 euros irán a parar a juguetes y regalos. Son datos que la Confederación Española de Organizaciones de Amas de Casa, Consumidores y Usuarios (CEACCU) ha recogido a través de sus cuarenta y ocho asociaciones provinciales. La partida destinada a juguetes registra una ligera subida con respecto al año anterior, cuando se produjo un gasto medio de 160 euros por persona.

Los últimos informes de la Asociación Española de Fabricantes de Juguetes (AEFJ) reflejan que la venta de regalos se concentra en un 70-75%, del 1 de diciembre al 6 de enero. Según un estudio realizado por la Unión de Consumidores de Aragón y la Asociación Nacional de Estudios Psicológicos y Sociales, el 66% de las familias afirma realizar regalos tanto en Nochebuena como en Reyes. En el mismo estudio, el 61% de los padres asevera que sus hijos tienen más juguetes y regalos de los convenientes; el 42% opina que sus hijos reciben en estas fechas una cantidad adecuada, y sólo el 2% piensa que sus hijos tienen menos regalos y juguetes de los que sería aconsejable.

Miguel Ángel Conesa, psicólogo, terapeuta y escritor, afirma que "el exceso de regalos perjudica la maduración personal. Ante el aluvión de regalos, los niños se descentran. Además, se acostumbran a una especie de competición en la que cada año el número de regalos debe ser mayor. Me comentaban hace poco el enfado de un niño porque este año recibió 16 regalos en lugar de los 17 del anterior. Es mejor no darles todo lo que piden porque el exceso es perjudicial. Regalarles todo crea adultos insatisfechos".

En su opinión, los padres deben ser los que elijan y enseñen a elegir los regalos. "Los adultos deben decidir qué regalos son buenos para sus hijos, que no siempre coincidirán con sus gustos ni con los que se ven en los catálogos. A la hora de elegir, los padres siempre deben pensar en su hijo, en su forma de ser, en sus gustos y características. De esta manera, logramos educar el deseo, porque los niños no lo tienen definido: quieren todo y lo quieren ya. Si los padres no lo hacen así, se estarán dejando llevar por la corriente", subraya el psicólogo.

Miguel Ángel Conesa aconseja a los padres que enseñen a sus hijos a convivir con la frustración, que no es mala, sino necesaria. "La frustración tiene que ver con la maduración". Darse cuenta de que no pueden tener todo lo que desean es bueno, que ahora estén más o menos enfadados es normal. Pero lo que debe primar es que aprendan a vivir con la frustración, porque de otra manera se van a venir abajo a la menor dificultad o en cuanto no consigan todo lo que quieren. "La ausencia de un regalo determinado no les crea ningún trauma o problema psicológico, mientras que tener todo a su alcance sí, crea inmadurez, se convierten en insaciables y en insatisfechos vitales", recomienda el experto.

Según el psicólogo infantil Pablo Grosz, en un artículo publicado en la revista 'Padres OK' (Octubre 2002), "los niños son complacidos en todas sus demandas por la creencia que se tiene del 'cómo no voy a dar si tengo'. Los padres no debieran dar todo y no sólo por falta de dinero, sino porque se debe enseñar que en la vida no se puede tener todo". Conversando con ellos y dándoles tiempo, "el niño siente que tiene un lugar muy claro para sus padres, y será menos vulnerable a este amor condicionado de los otros a que tenga tal o cual pantalón. No quiere decir que vaya a desaparecer completamente ese conflicto, que es frecuente, pero va a perder fuerza".

Paginación dentro de este contenido

  •  No hay ninguna página anterior
  • Estás en la página: [Pág. 1 de 4]
  • Ir a la página siguiente: Actitud de los padres »

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos



Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto