Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal: Medio ambiente


Estás en la siguiente localización: Portada > Medio ambiente

Tipos de contenidos: Medio ambiente

Despilfarro de escuela de alimentaci�n
Λ

El mal uso de los recursos naturales agrava la pobreza y la marginación en el planeta

En el Día Mundial del Medio Ambiente, un informe alerta de que no se están tomando las decisiones correctas para lograr la sostenibilidad de los ecosistemas

  • Última actualización: 7 de junio de 2004

La mala gestión de los recursos naturales aumenta la marginación de los pobres y la corrupción es una causa fundamental de la degradación medioambiental en todo el mundo. Esto es lo que nos viene a decir el informe "Recursos Mundiales 2004. Decisiones para la Tierra: equilibrio, voz y poder", que ayer presentó la ministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona, con motivo de la celebración hoy del Día Mundial del Medio Ambiente. Según este estudio, no se están adoptando, tanto a nivel internacional, como nacional y local, las decisiones medioambientales correctas cuando se trata de lograr la sostenibilidad de los ecosistemas. Un problema que no pasa inadvertido para la población ya que, como advierte el estudio, existe "un creciente descontento en todo el mundo" por cómo se controlan nuestros recursos.

Mala gestión

De la mala gestión de nuestros bienes naturales hay signos más que evidentes, de ahí que el informe alerte del "acelerado deterioro" que sufre el medio ambiente. Por ejemplo, el 52% de las tierras destinadas en el mundo a la producción agrícola muestra una fuerte degradación y el 60% de las principales cuencas fluviales están muy fragmentadas por presas. Otros datos preocupantes son que la cubierta forestal se reduce a pasos agigantados (se ha perdido un 46% desde tiempos preagrícolas) y que el 75% de los bancos pesqueros están sobreexplotados.

La degradación del medio ambiente perjudica sobre todo a las familias más pobres: a los más de 1.200 millones de personas que viven con menos de un dólar al día y a otros 1.600 millones que disponen de casi dos dólares diarios. La gran mayoría se encuentra en el medio rural y depende para subsistir de los recursos naturales de su entorno (recolección en bosques, pesca, fuentes de agua de superficie...). Pero de esta situación tampoco escapan los más pobres en las ciudades. De hecho, un estudio sobre emisiones contaminantes realizado en Gran Bretaña revelaba que el 90% de las fábricas de Londres están situadas en áreas de bajos ingresos.

El informe señala una serie de trabas que entorpecen la gestión adecuada de nuestros recursos. Entre ellas, los conflictos armados y la corrupción. Además del espectacular desarrollo del comercio y de la globalización, que han conseguido cuadruplicar en los últimos diez años la inversión privada en países en vías de desarrollo, los cuales han dado un gran impulso a sus industrias pero no han tenido en cuenta el impacto ambiental. Las nuevas tecnologías tampoco ayudan a mejorar: "utilizadas en los sectores pesqueros, agrícolas y extractivos, favorecen una rápida explotación de los recursos, originando serias alteraciones en los hábitats naturales", indica el informe.

Nuevos retos

Todo ello ha planteado nuevos retos en la gestión ambiental, que debe dar un giro radical en la administración de los recursos. Para ello, el informe exige a gobiernos y empresarios que acepten la sostenibilidad ambiental como el mandato principal que guíe sus actuaciones. Y por otro lado, hace hincapié en la necesidad de reforzar las acciones internacionales. "Una acción internacional coordinada es esencial para proteger el clima terrestre, preservar su diversidad y manejar los recursos marinos". En ese sentido, el estudio señala que hay que corregir las brechas existentes entre las instituciones internacionales a la hora de decidir políticas ambientales, aumentar el apoyo a esos organismos y, sobre todo, dotarles de más financiación. Como recomendaciones, habla de la necesidad de aplicar los tratados internacionales y de crear a nivel mundial un sistema unificado de legislación y una institución central fuerte para sacar adelante la agenda ambiental.

Pero la clave fundamental para una correcta gestión ambiental "es lograr que la participación pública sea más eficaz". Y ello significa no sólo un amplio acceso a la información y la participación directa de los ciudadanos en la toma de decisiones, sino además un sistema de quejas eficaz, compensaciones legales y otros mecanismos.

Etiquetas:

naturales, pobreza, recursos




Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto