Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal: Medio ambiente


Estás en la siguiente localización: Portada > Medio ambiente > Medio ambiente urbano

Tipos de contenidos: Medio ambiente

^

Edificios de energía cero

En Reino Unido serán obligatorios en 2016 para evitar emisiones de CO2

Imagen: SOM

Un edificio de energía cero cubre todas sus necesidades energéticas gracias a su diseño y sus materiales eficientes y a las fuentes renovables instaladas en el mismo, por lo que no emite dióxido de carbono (CO2). Las ventajas de estos edificios en la lucha contra el cambio climático y la dependencia energética de los combustibles fósiles ha convencido a las autoridades de Reino Unido, que obligarán, a partir de 2016, a que todas las nuevas viviendas sean de este tipo. Asimismo, en otros países del mundo también se está invirtiendo en su desarrollo, aunque el elevado precio de construcción y el bajo desarrollo de estas tecnologías ecológicas frenan por el momento su generalización.

¿Qué es un edificio de energía cero?

El objetivo básico de un constructor convencional es levantar una vivienda con los menores costos de edificación posibles, dentro de la legalidad vigente. De esta manera, que consuma más o menos energía durante toda su vida útil es algo secundario, recayendo además su gasto en el inquilino. Por ello, no deber resultar llamativo que la ineficiencia de los edificios estándar provoque más consumo de energía que el transporte o la industria, según el Instituto Americano de Arquitectos.

Por su parte, en una vivienda de energía cero el interés básico recae precisamente a partir de que empieza a ser habitada. En este caso, la preocupación principal pasa porque su inquilino gaste la mínima energía posible y que ésta provenga de fuentes renovables del propio edificio. Dado que no requieren combustibles fósiles se les denomina también de carbono cero, al no emitir en su generación energética CO2, uno de los principales gases causantes del cambio climático.

Asimismo, las posibilidades a ambos lados de estos edificios también son interesantes: Se habla de edificios de energía ultra-baja cuando no siendo cero tratan de gastar lo menos posible, y edificios de energía plus cuando son capaces incluso de generar más energía de la que necesitan, pudiéndola almacenar o vender a la red eléctrica.

No obstante, los criterios utilizados en los distintos países a la hora de lograr el balance energético son muy diversos, por lo que no hay una definición única ni un estándar que determine las características precisas que debe contar una construcción de energía cero.

Las técnicas pasivas, como el aislamiento térmico o el aprovechamiento del calor solar o incluso el metabólico, pueden conseguir que el consumo energético destinado a climatizar el edificio se reduzca entre un 70% a un 90%

Por un lado, los sistemas activos para lograr electricidad y calor basados en energías renovables ofrecen varias posibilidades, como los paneles solares, los aerogeneradores, los biocombustibles, la biomasa o las células de combustible basadas en hidrógeno. Por ejemplo, un edificio que sólo incorpore paneles solares fotovoltaicos puede conseguir una reducción de sus necesidades energéticas entre un 15% y un 30%.

Por otro lado, las técnicas pasivas, como el aislamiento térmico o el aprovechamiento del calor solar o incluso el metabólico, generado por sus ocupantes, pueden conseguir que el consumo energético destinado a climatizar el edificio se reduzca entre un 70% a un 90% sin necesidad de sistemas de generación eléctrica.

En definitiva, un edificio de energía cero aglutina una serie de tecnologías medioambientales que para lograr sus objetivos puede hacer un mayor hincapié en los sistemas pasivos de eficiencia energética, o en sistemas más activos de generación eléctrica mediante fuentes renovables.

Por ello, antes de empezar el edificio, los diseñadores de estas casas ecológicas utilizan sofisticadas herramientas informáticas de simulación 3D para incorporar, de la mejor manera posible, aspectos como el emplazamiento y su orientación, el clima local, los materiales empleados, el aislamiento térmico, la iluminación, o la eficiencia de los sistemas eléctricos y de climatización. En este tipo de edificios, los consultores ambientales o los expertos en bioclimática son una parte importante del proyecto arquitectónico.

Paginación dentro de este contenido




Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto