Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Motor > Compra y alquiler

Tipos de contenidos: Motor

Recetas para ir de picnic
Λ

Comprar coche de segunda mano: no basta con un precio increíble

Contar con la opinión de un mecánico que revise su estado y formalizar la operación en un contrato escrito, claves para acertar

  • Fecha de publicación: 24 de marzo de 2009

Revisión profesional del coche

Una vez seleccionado el coche que más interesa, lo mejor es que en el momento de la compra se cuente con la ayuda de un profesional, lo mismo da que se efectúe a un particular como a un establecimiento de compraventa. Además, hay que acudir a Jefatura de Tráfico para comprobar el estado administrativo del coche y que no pesen sobre él embargos ni multas impagadas, deudas o procesos judiciales, fecha de la primera matriculación, etc. Merece la pena gastarse unos euros en contratar los servicios de un mecánico que revise al detalle el vehículo para conocer su estado real. Comprobará que el cuentakilómetros no ha sido manipulado y que el kilometraje que marca es el real, verificará que el número de bastidor (el DNI del automóvil: gracias a él se puede saber su número de matrícula, marca, modelo y características técnicas) coincide con el de la documentación del coche. Igualmente analizará la carrocería, el motor, y los sistemas de transmisión, en busca de posibles reparaciones en chapa, y se fijará en las gomas de las ventanillas, las "aguas" y las diferencias de tono que puede haber en la pintura de la carrocería, todo para comprobar si sufrió un mal arreglo o un accidente grave del que no se ha informado. Revisará asimismo el estado de los líquidos del motor, de la transmisión y del circuito de refrigeración para descartar posibles fugas.

Firmar un contrato es un trámite que no se debe omitir ya que en caso de conflicto beneficia a las dos partes

El interior del coche también puede dar una idea aproximada del trato que ha recibido. Aparte del estado general de tapicería y asientos, hay síntomas que evidencian la edad y el uso recibido: el desgaste en moquetas y pedales, el estado del volante (uno suave y brillante en su parte superior indica que ha superado los 100.000 kilómetros). Llegados a este punto, conviene solicitar al propietario dar una vuelta en el coche, conduciéndolo su dueño. Es el momento de fijarse en su forma de conducir: si exige mucho al motor, si efectúa los cambios con rapidez y si, con su manera de llevarlo, intenta disimular problemas del vehículo. Por ejemplo, con el manejo del volante puede ocultar que la dirección tira hacia algún lado, si tarda mucho en cambiar de marcha puede significar que rasca, si frena con demasiada antelación puede que los frenos no estén bien. Por eso, es recomendable que el comprador pruebe también el vehículo acompañado por el propietario.

Imprescindible: firmar contrato

Conviene que ambas partes formalicen el trato por escrito en un contrato de compraventa. Lo mismo da que el vendedor sea un conocido o un familiar, es un trámite que no se debe omitir ya que -en caso de conflicto- beneficia a las dos partes. En este documento constará la identificación completa de comprador y vendedor: nombre y apellidos, DNI y domicilio. El vehículo objeto de la transacción también ha de ser descrito, especificando marca, modelo, matrícula y número de bastidor, así como el kilometraje y una reseña del estado general y de la situación administrativa del coche: si pesa sobre él algún proceso judicial de embargo, o multas impagadas. Además, el contrato incluirá información relativa al pago del coche: el precio final de la venta y la forma de pago -si el comprador ha abonado una cantidad como señal debe figurar también-. Respecto al abono de la cantidad, y si las partes no indican lo contrario, se realizará en el momento de la entrega del coche y después de la firma del contrato. Hay modelos de contrato de compraventa en Internet, pero conviene ser prudente, ya que el documento puede incluir cláusulas pensadas para defender los intereses de una de las partes.

¿Hay garantías?

El tipo de garantía que protege al vehículo varía en función del lugar en el que se tramita la compra. Si la operación se realiza a través de un concesionario o de un establecimiento de compraventa, regula el trato la Ley General de Defensa de Consumidores y Usuarios. Ésta establece que el vendedor reparará los vicios o defectos del coche antes de venderlo y que está obligado a responder ante cualquier problema durante un plazo mínimo de seis meses a partir de la fecha de entrega del vehículo. En cambio, si la compra se realiza entre particulares, el Código Civil arbitra la relación: el vendedor debe reparar los vicios ocultos del coche y las averías que ya tenía antes de la compra, pero no está obligado a responder ante las nuevas. Curiosamente, determina que el vendedor queda exento de responsabilidad sobre los vicios ocultos del coche si el comprador es perito o profesional del sector porque podía haberlos reconocido fácilmente.

Según el Código Civil, la garantía sobre las averías ocultas de los vehículos transferidos entre particulares se extingue en seis meses siguientes, y durante este periodo de vigencia el comprador tiene derecho a la reparación gratuita de los vicios ocultos. Y si el arreglo no fuera satisfactorio, puede exigir la devolución del precio pagado.

Trámites y documentación

Para finalizar la compraventa de un vehículo de segunda mano se exige el pago del Impuesto por Transmisiones Patrimoniales. Lo más habitual es que el comprador asuma esta tasa, aunque el propietario puede aceptar pagarlas, por ejemplo, como cortesía tras no haber sido flexible en la negociación del precio del vehículo. Es Hacienda quien fija el importe de este tasa y lo hace sobre la base del valor fiscal que tiene cada vehículo, según el modelo y su antigüedad. Después habrá que cambiar la titularidad del vehículo en la Jefatura Provincial de Tráfico. El vendedor dispone de 10 días para comunicar la transmisión del vehículo, y el comprador de 30 días para solicitar la transferencia o renovación del permiso de circulación. Además de abonar 50 euros por el trámite, la documentación que debe presentar en Tráfico es la siguiente:

  • Documento Nacional de Identidad original de comprador y vendedor o, en su defecto, fotocopia compulsada.
  • Contrato de compraventa o factura firmada.
  • Justificante de pago del Impuesto sobre Transmisiones.
  • Recibos del Impuesto de Circulación de los últimos cinco años.
  • Ficha de la ITV en vigor.
  • Permiso de circulación del vehículo firmado por el vendedor y en que debe aparecer el sello de "transferido".

Consejos antes de comprar un coche de segunda mano:

  • Acote la búsqueda: rastree el mercado con paciencia (diarios, Internet, establecimientos de compraventa, particulares...) hasta encontrar un cierto número de coches que se ajusten a sus preferencias, necesidades y posibilidades económicas.
  • Haga una selección fina de varios vehículos (no más de cinco o seis) que cumplan con todos los requisitos y compruebe su estado real en persona. Cuanta más información reúna sobre ellos, más información fiable tendrá para saber si el precio que piden es el apropiado y si son lo que realmente parecen.
  • La antigüedad y el kilometraje no son los únicos aspectos en los que debe fijarse si va a comprar un coche de segunda mano. Las mejoras y los extras añadidos hacen subir el precio.
  • El momento óptimo para comprar un coche usado es cuando tiene entre dos y cinco años. Mantiene todas sus prestaciones mecánicas y el número de kilómetros recorridos no influye de forma excesiva.
  • Antes de comprar, cuente con la ayuda de un mecánico que le asesore sobre el estado real del vehículo. Verificará y revisará los principales componentes del coche (carrocería, motor, chasis, interior y transmisión) y le hará una valoración profesional.
  • Dé una vuelta en el coche con el dueño conduciendo, y pida, después, testarlo en carretera abierta llevándolo usted.
  • Formalice el trato mediante un contrato de compraventa por escrito: implica beneficios para ambas partes. Si el vendedor no lo propone, hágalo usted. Y no ceda, hay que firmar contrato.
  • Si el coche se ha comprado a un particular, la garantía de reparación sólo incluye las averías que el vehículo tenía antes de cerrar la compra pero no las futuras. Si se ha adquirido en un concesionario o a una empresa de compraventa, la garantía es igualmente de seis meses, pero, importante, el establecimiento debe hacerse cargo tanto de los vicios ocultos como de los futuros.

Paginación dentro de este contenido




Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto