Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud > Atención sanitaria

Tipos de contenidos: Salud

^

Clínicas del dolor

Las unidades del dolor son un servicio de atención sanitaria que proporciona alivio a dolores agudos y crónicos, y permite el aumento de la calidad de vida del paciente

Imagen: clarita/morgueFile

¿Cuándo se acude a la consulta del médico? Generalmente, cuando se tiene dolor, ya que éste suele ser una advertencia de nuestro cuerpo avisando de que algo no funciona correctamente. Si se trata de un dolor leve y pasajero, no durará más que unas horas, días o, en los casos más graves, pocos meses. Cuando este margen se alarga por encima de los seis meses, se considera que se trata de dolor crónico, un problema que afecta en España a cuatro millones y medio de personas y perjudica su calidad de vida. Aunque no siempre recibe el tratamiento adecuado, tanto este tipo de dolor como el agudo encuentran alivio en un servicio interdisciplinar, las Unidades del Dolor. Estas se dedican en exclusiva no a derrotarlo del todo -misión imposible según los expertos-, pero sí a minimizar las molestias de los pacientes.

El alivio del dolor

No se hacen milagros, pero casi. Terribles dolores de espalda o punzadas provocadas por la artrosis en fase avanzada son graves molestias que incapacitan a una persona y le afectan en todas las esferas de su vida, pero que tienen sus días contados gracias a las unidades del dolor, servicio médico que trata de combatir esta 'maldición divina'. El remedio nunca es definitivo porque como señala Concepción Pérez, anestesióloga y jefa de la Unidad del Dolor del Hospital de la Princesa, de Madrid, «esto no es el santuario de Lourdes, que nadie se engañe. El dolor crónico no desaparece, pero sí se puede reducir, y mucho». Este servicio, conocido también como clínicas del dolor, tiene su origen en la idea de un médico anestesiólogo, John Bonica, que tras observar los problemas derivados de los heridos en la Segunda Guerra Mundial, impulsó este servicio en 1953. En 1960, al ser nombrado jefe del servicio de Anestesiología de la Universidad de Washington, en Seattle, creó la primera clínica multidisciplinaria del dolor. En España el tratamiento del dolor como unidad independiente se inició a partir de 1966 de la mano del doctor Madrid Arias, en el servicio de Anestesiología y Reanimación de la Clínica de la Concepción de Madrid. Años más tarde, en 1976, se creó la primera clínica del dolor en Cataluña, en el Hospital Valle de Hebrón de Barcelona, y en 1982 una unidad piloto para el Estudio y Tratamiento del Dolor en el Hospital 12 de Octubre, en Madrid.

Cada persona experimenta y expresa el dolor de un modo distinto ya que depende de la experiencia individual vital

¿Pero qué es el dolor? Todos lo hemos experimentado alguna vez, por lo que en opinión de José María Muñoz, anestesiólogo y jefe de la Unidad del Dolor del Hospital Universitario La Paz, de Madrid, es innecesario definirlo. No obstante, desde el punto de vista sanitario se suele utilizar una definición de la Asociación Internacional para el Estudio del Dolor que lo describe como «una experiencia individual sensorial y emocional como consecuencia de un daño potencial o real». El dolor es una sensación muy difícil de medir y no hay ningún dato objetivo que permita conocer su intensidad. Como señala Muñoz, la cuestión se hace más complicada aún si se tiene en cuenta que, además, cada persona siente dolor de un modo distinto, por lo que hay tantos dolores como pacientes ya que la experiencia individual vital marca el modo en que se experimenta y se expresa el dolor. Al margen del aspecto sensorial, los dolores son diferentes en función de qué circunstancia lo provoque. Así, como señala Concepción Pérez, existen dolores somáticos, como el que se nota en articulaciones y músculos; dolores de vísceras, el que se siente cuando se padece gastritis; o dolores neuropáticos, los que se producen por alguna lesión en un nervio. Además, el dolor también puede dividirse en agudo o crónico (cuando excede un período de seis meses). Sean de uno u otro tipo, la lucha contra el dolor existe desde el mismo momento en que existe la Medicina, y cualquier médico tiene la obligación de intentar terminar con él. Pero en las Unidades del Dolor, el combate contra el dolor va más allá porque «la función de estas clínicas es el tratamiento del dolor que ya ha sido tratado en otros servicios, pero que por su dificultad o rebeldía necesita un tratamiento más específico», según señala el responsable de la Unidad del Dolor del Hospital Universitario La Paz. ¿Cómo funciona este recurso?

Paginación dentro de este contenido




Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto