Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud > Prevención y hábitos de vida

Tipos de contenidos: Salud

Concurso Interescolar
Λ

Cuando la fiebre se vuelve peligrosa

Si la temperatura corporal alta provoca una sensación de ahogo, alteraciones de las constantes vitales o del nivel de consciencia, hay que acudir al médico con urgencia

  • Autor: Por CLARA BASSI
  • Última actualización: 8 de marzo de 2010
Imagen: Andrew Stawarz

La fiebre es común en la infancia y, en general, en la vida de cualquier persona. ¿Quién no la ha padecido alguna vez? Sin embargo, controlarla es crucial, sobre todo en las personas ancianas con enfermedades crónicas y en los niños. Hay que aprender a tomarla de manera correcta y saber cuándo compromete la salud y es necesario acudir al médico. Si supera 40ºC, se considera muy alta y peligrosa. Más todavía si a la vez hay deterioro del estado general, sensación de ahogo y alteraciones de las constantes vitales o del nivel de consciencia. Los fármacos antitérmicos y otras medidas, como aplicar esponjas o gasas empapadas en agua y alcohol, la mantienen estable. No obstante, además de tener en cuenta los grados de temperatura, hay que estudiar otros factores: la fiebre diaria, durante más de dos semanas, también debe consultarse al médico de cabecera.

Tener fiebre es una señal inequívoca de que algo no funciona bien en el organismo. La elevación de la temperatura corporal se origina como una respuesta a una agresión que, en general, es una infección provocada por un virus o una bacteria. También puede tener otras causas, como las enfermedades autoinmunes, las metabólicas, el cáncer e, incluso, algunos medicamentos. Una región del cerebro, el hipotálamo, se encarga de regular la temperatura corporal. Cuando detecta una agresión, a través de estímulos muy diversos, responde con su aumento.

La temperatura corporal, en individuos sanos, es normal si se sitúa en torno a 36,8ºC, cuando se toma en la axila. Sin embargo, no siempre se mantiene así, sino que en una misma persona cambia a lo largo del día, sigue un ritmo circadiano. Según éste, el organismo alcanza su valor mínimo de temperatura alrededor de las seis de la mañana y su valor máximo por la tarde, entre las cuatro y las seis. En situaciones como el embarazo o la menstruación puede ser elevada sin que, por ello, se esté enfermo, asegura Antoni Sisó Almirall, director de Investigación de Atención Primaria del Centro de Salud Les Corts, en Barcelona, y profesor asociado de Medicina en la Universidad de Barcelona.

Más de 40ºC

¿En qué momento se vuelve peligrosa? Por lo general, cuando supera 40ºC se considera "muy alta y peligrosa". "Ésta es una situación de peligro que se debe consultar con el médico de inmediato, en un centro de urgencias", destaca Sisó. Pero para valorar la posible peligrosidad de la fiebre, además de tener en cuenta los grados de temperatura, hay que fijarse en otros factores. Cuando ésta es diaria, durante un tiempo prolongado que supera las dos semanas, "también debe consultarse inmediatamente al médico de cabecera".

Los ancianos con enfermedades crónicas son los más frágiles ante la fiebre

La fiebre puede desarrollarse a la vez que escalofríos, dolores musculares, articulares u otros, sudoración, cansancio, falta de apetito, somnolencia, tos -con o sin expectoración-, sensación de ahogo, diarreas o lesiones cutáneas, entre muchos otros síntomas. Con independencia de la causa que la provoque, se convierte en peligrosa cuando se asocia a deterioro del estado general, sensación de ahogo, alteraciones de las constantes vitales, alteración en el nivel de consciencia o sangrados en zonas poco habituales.

Impacto en niños y ancianos

La fiebre es más peligrosa, incluso mortal, en pacientes ancianos con enfermedades crónicas, sobre todo, cardiovasculares, respiratorias y neurológicas. "Estas enfermedades, unidas a la medicación que se toma para tratarlas y a ciertas situaciones sociales (muchos viven solos) contribuyen a que los mayores sean más frágiles", expone Sisó. En los ancianos, pequeños aumentos de temperatura corporal tienen una gran repercusión en su estado general.

Hay grandes discrepancias en el manejo y en el tratamiento de la fiebre en función de la edad de una persona. A diferencia del impacto que tiene en los más mayores, en los niños, en general, no provoca grandes trastornos si se controlan las subidas. El mayor riesgo en el niño con fiebre muy alta y sostenida son las convulsiones febriles. Según datos aportados por Sisó, más del 90% de los casos se resuelven en los centros de atención primaria, mientras que sólo un pequeño porcentaje necesita atención hospitalaria.

Estos se corresponden con niños con fiebre superior a 40ºC que no cede con antitérmicos; ancianos mayores de 75 años, aquejados de enfermedades crónicas y con algunos de los síntomas de alarma citados; además de pacientes con temperatura alta que se prolonga más de dos semanas, ya que precisarán pruebas complementarias mediante un ingreso hospitalario programado o de forma ambulatoria, si su situación lo permite.

¿Cómo tomar la temperatura?

Cuando una persona no se siente bien, se debe medir la temperatura corporal al menos tres veces al día: por la mañana, por la tarde (entre las 16:00 y las 18:00 horas) y por la noche, antes de acostarse. Hasta hace pocos años, eran frecuentes los termómetros de mercurio, que hoy en día están en desuso ante el riesgo de intoxicación que entraña este metal cuando un termómetro se rompe. Los modelos digitales los sustituyen.

En el momento de tomar la temperatura, los resultados son más fiables en unas partes del cuerpo que en otras:: el anorrectal es el de mayor fiabilidad y el más recomendable para los niños pequeños, el axilar es el más usado y el bucal-sublingual apenas se utiliza debido al riesgo de infección, si lo usa más de una persona, y porque aporta cifras superiores a las axilares o interpretaciones erróneas sobre la fiebre.

MEDIDAS PARA CONTROLAR LA FIEBRE

Imagen: xavi sanchez

Para bajar la temperatura corporal no se debe recurrir sólo a los medicamentos antitérmicos. Es posible controlarla con la aplicación de esponjas o gasas empapadas en agua y alcohol. "No se deben utilizar solas, ya que su efecto podría ser contraproducente, sino en combinación con fármacos de efecto antitérmico", señala Sisó. El tratamiento antitérmico más empleado es el paracetamol, útil en cualquier grupo de edad e, incluso, en lactantes; el ibuprofeno es un antiinflamatorio que se utiliza con frecuencia en niños a partir de tres años y que también es válido para adultos; el ácido acetilsalicílico (aspirina) es muy eficaz como antitérmico y antiinflamatorio, pero debe evitarse en los niños y en los adultos con enfermedades gástricas.




Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto