Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología > Atención sanitaria

Tratamiento quirúrgico de la epilepsia

La cirugía es la mejor opción terapéutica para algunos pacientes con epilepsia que no se controla bien con fármacos

  • Autor: Por

  • Fecha de publicación: lunes 20 noviembre de 2006
img_circer_portada

La terapia sintomática de la epilepsia se realiza en más del 90% de los pacientes mediante medicamentos inhibitorios de crisis, los antiepilépticos. Este tratamiento debe seguirse durante muchos años. En el 60% de los pacientes tratados no vuelve a surgir ninguna crisis más y en un 20% se consigue mejorar su estado. Cuando el tratamiento medicamentoso no consigue una mejoría del paciente o los efectos adversos son intolerables, su calidad de vida se resiente enormemente. Es entonces cuando se llega a considerar la opción quirúrgica.

Candidatos a la cirugía

/imgs/2006/10/circer1.jpg

En la actualidad y según las estadísticas disponibles se estima que más de 400.000 españoles sufren epilepsia y cada año más de 200.000 desarrolla la enfermedad. A nivel mundial se calcula que 50 millones de personas padecen este mal. Aunque existe la creencia que afecta mayoritariamente a niños y a gente joven, los datos revelan que afecta a 15 de cada 1.000 personas mayores de 75 años.

Para tratar la enfermedad se administran fármacos inhibitorios de crisis, antiepilépticos, que facilitan el control de la epilepsia y de sus complicaciones, para disminuir la intensidad y la frecuencia de las crisis. El tratamiento, que debe seguirse de forma continua y regular durante años y que no está exento de efectos secundarios, disminuye el nivel de irritabilidad de las neuronas que provocan la epilepsia. Si la epilepsia tiene una causa conocida bastará con tratar la causa (por ejemplo, en el caso de hipoglicemia) pero esto no siempre es posible.

El pronóstico de ciertos tipos de epilepsia, francamente malo con tratamiento médico, puede obtener buena respuesta a la cirugía

Pero el tratamiento farmacológico no es válido para todos los afectados. Un 30% presentan lo que se conoce por epilepsia farmacorresistente. Y cuando el paciente sufre una mala calidad de vida y los efectos secundarios de los fármacos ponen en peligro su salud se llega a considerar la opción quirúrgica. Hay que tener en cuenta que los pacientes con epilepsia mal controlada tienen un riesgo de muerte súbita más elevado que la población en general.

Existen tres síndromes epilépticos cuyo tratamiento de elección es neuroquirúrgico. La epilepsia localizada en el lóbulo temporal medial del cerebro que es la forma más común de epilepsia y una de las más refractarias a los fármacos. Las lesiones estructurales del neocórtex, área que constituye la capa neuronal que recubre los lóbulos prefrontales, que pueden derivarse de malformaciones congénitas o tumores neurogliares. Algunos de los síndromes epilépticos catastróficos focales o generalizados que aparecen en las primeras etapas de la vida pueden tener su origen en enfermedades confinadas en un hemisferio cerebral o en parte de este. «Sin cirugía estos niños suelen verse condenados a profundas minusvalías y a una institucionalización de por vida, mientras que si la intervención se realiza en el momento oportuno la probabilidad de desarrollar una vida casi normal alcanza el 80%», explica Jordi Rumià, neurocirujano del Hospital Clínic de Barcelona. «Pero si no son resistentes a fármacos y la calidad de vida no se deteriora, no compensa el riesgo de la cirugía», añade el especialista.

De estas tres entidades los expertos conocen en buena parte tanto su fisiopatología como su historia natural. Además, en las tres el pronóstico es francamente malo con tratamiento médico exclusivo mientras que tienen una buena respuesta a la cirugía. Los pacientes que sufren epilepsia secundaria generalizada, como los afectados por síndrome de Gastaut-Lennox, presentan daño cerebral difuso y una elevada frecuencia de crisis atónicas con caídas –drop attacks– que les provocan traumatismos craneoencefálicos repetidos. La medicación antiepiléptica suele ser ineficaz contra estas crisis y los pacientes deben usar casco protector y restringir sumamente sus actividades. La intervención quirúrgica, la callosotomía, es la opción más eficaz para este tipo de epilepsia tan invalidante.

Sin embargo, no todos los pacientes con crisis fármaco-resistentes son candidatos a la cirugía, por ejemplo en epilepsias que no afectan la calidad de vida (como las crisis nocturnas e infrecuentes), las epilepsias primariamente generalizadas y las focales en zonas no extirpables (como el área del lenguaje).

Paginación dentro de este contenido


Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones