Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud > Problemas de salud

Tipos de contenidos: Salud

^

Gingivitis

La infección de las encías aumenta la posibilidad de perder los dientes o padecer un infarto de miocardio

Caracterizada por la inflamación y el sangrado de las encías, la gingivitis es una de las enfermedades más frecuentes y, sin embargo, menos tratada. Es una infección indolora que suele pasar desapercibida, incluso para los propios afectados, si bien sus consecuencias pueden resultar irreversibles. Una adecuada higiene bucal y un tratamiento precoz son la mejor solución para evitar la pérdida de los dientes y otros trastornos como el infarto de miocardio o el nacimiento de bebés prematuros.

Características

La gingivitis es la causa más común de las denominadas enfermedades periodontales, aquellas que afectan a los tejidos que rodean y sujetan a los dientes y que suelen causar inflamación e infección en las encías.

Constituye una de las dolencias más comunes, causada por la acumulación de placa en los dientes, y las posibilidades de padecerla aumentan con la edad -alrededor del 10% de los pacientes tienen entre 30 y 40 años, mientras que cerca del 30% cuenta con edades comprendidas entre los 50 y los 60 años-. "También es muy frecuente su aparición en niños, a los que afecta entre un 60% y un 67%, si bien en su mayoría se trata de casos leves que tienen una curación total si se siguen las normas adecuadas de higiene", añade el presidente de la Sociedad Española de Periodoncia y Osteointegración (SEPA), Julio Galván.

Se caracteriza por la ausencia de dolor intenso, de manera que, a menudo, los afectados no son conscientes de su existencia, y cuenta con el enrojecimiento, hinchazón y sangrado de las encías como principal rasgo.

Cuando la gingivitis evoluciona, suelen aparecer otros síntomas como la retracción de las encías, movilidad y separación de los dientes, aumento de la sensibilidad al frío, mal aliento y aparición de flemones. Asimismo, cabe la posibilidad de que el hueso se destruya paulatinamente, lo que puede suponer la pérdida de las piezas, bien por la necesidad de extraerlos debido a su inestabilidad o porque se caigan por sí mismos.

"Especialmente en pacientes inmunodeprimidos o con enfermedades como el Sida se pueden plantear problemas de carácter serio. Es necesario estar muy atento ya que el SIDA, por ejemplo, puede debutar con una gingivitis", alerta Galván.

Paginación dentro de este contenido




Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto