Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud > Problemas de salud

Tipos de contenidos: Salud

Concurso Relatos del buen Camino
Λ

Síndrome del corazón partido: Discinesia apical transitoria

La presentación clínica habitual de este síndrome cardíaco cursa con dolor en el pecho y dificultad respiratoria, igual que el infarto clásico

  • Autor: Por TERESA ROMANILLOS
  • Fecha de publicación: 5 de enero de 2007
Imagen: Nacional Library of Medicine

El síndrome del corazón partido o discinesia apical transitoria es una patología provocada tras una emoción intensa que se caracteriza por una disfunción pasajera del ventrículo izquierdo, con cambios electrocardiográficos que con frecuencia se confunde con un infarto agudo de miocardio. A pesar de su dramática presentación, hay pocas complicaciones y casi todos los pacientes se recuperan en unos días o semanas.

Las malas noticias, factor precipitante

María estaba mirando tranquilamente la televisión cuando le comunicaron que su hijo acababa de fallecer en un accidente de moto. Al cabo de unos minutos sintió un fuerte dolor en el pecho y dificultad para respirar. Los facultativos que la atendieron en el hospital no dudaron en diagnosticarle un infarto, ya que ni los síntomas ni los hallazgos electrocardiográficos admitían ninguna duda. Al cabo de unos días le fue practicada una coronariografía y la sorpresa fue que, en contra de lo esperado, no había ninguna lesión en las arterias coronarias de la paciente. A pesar de esto, el corazón de María no funcionaba con normalidad y había adoptado una forma extraña, como si un anillo imaginario le estuviera comprimiendo. Fue esta curiosa forma del corazón lo que más llamó la atención y lo que cambió el diagnostico inicial de infarto por el de discinesia apical transitoria, un trastorno todavía poco diagnosticado, del que cada vez se describen más casos.

La discinesia apical transitoria fue descrita por primera vez en 1991 en Japón, donde fue inicialmente bautizado con el nombre de Tako-tsubo, en honor a la forma de una vasija de forma característica que utilizan los pescadores japoneses para capturar pulpos. El nombre, aparte de resultar curioso, resultaba muy apropiado ya que el corazón de los pacientes que sufren esta entidad adopta la misma forma que la vasija. Recientemente también se le conoce con el término de discinesia apical transitoria o más popularmente como el síndrome del corazón partido. Esta patología plantea todavía muchas incógnitas en cuanto a su causa y mecanismos patogénicos. El hecho de que en muchos de estos pacientes las manifestaciones clínicas estuvieran precedidas de estrés físico o emocional importante (accidentes o malas noticias, entre otras), o de enfermedades agudas concomitantes, sugiere un efecto mediado por las catecolaminas. Aunque se han barajado y analizado diferentes mecanismos implicados, entre los que se incluyen el espasmo de las arterias coronarias, las alteraciones de la microcirculación y el aturdimiento miocárdico neurogénico, todavía ninguno de ellos ha podido ser claramente relacionado con el síndrome.

El problema es el diagnóstico ya que ni el electrocardiograma ni las analíticas permiten distinguirlo del infarto, sólo es posible mediante coronariografía

Una exhaustiva revisión publicada este año en European Heart Journal, en la que se recogen los datos de 14 estudios, aporta importante información sobre esta nueva patología. La incidencia es aproximadamente del 2% de todos los infartos y la mayoría de los casos están descritos en mujeres postmenopaúsicas. La presentación clínica habitual, con dolor en el pecho y dificultad respiratoria, es idéntica a la del infarto clásico. El inicio de los síntomas va precedido con frecuencia de una situación de estrés emocional o físico (en más del 50% de los casos) y los niveles de norepinefrina se encuentran elevados en el 74% de los pacientes. De forma habitual se presentan alteraciones electrocardiográficas indistinguibles del infarto y ligero movimiento enzimático. Los pacientes presentan insuficiencia cardiaca que mejora espectacularmente en algunos días y el pronóstico suele ser excelente, con una mortalidad baja (1.1%). Complicaciones graves como el shock cardiogénico y la fibrilación ventricular son poco frecuentes (en el 4,2% y el 1,5% de los pacientes respectivamente).

La discinesia apical transitoria ha pasado de ser una curiosidad a ser una patología cada vez más diagnosticada. En una revisión donde se analizaron los resultados de 4.551 pacientes que habían sido sometidos a un cateterismo, se estimó una prevalencia del 0,7%. Los autores del estudio, publicado el pasado septiembre en The American Journal of Cardiology, subrayan que la incidencia de la enfermedad parece mayor a la esperada, enfatizando en la necesidad de estar alerta ante esta nueva enfermedad, a fin de poder diagnosticarla correctamente. El problema más importante al que se enfrentan los profesionales es el del diagnóstico correcto, diferenciándolo del infarto. Desafortunadamente, ni el electrocardiograma ni las analíticas permiten distinguir ambas entidades. Sólo la coronariografía puede dar el diagnóstico.

Paginación dentro de este contenido




Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto