Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud > Psicología y salud mental

Tipos de contenidos: Salud

Salud
^

Síndrome de Alienación Parental

Un tercio de las separaciones contenciosas provoca graves consecuencias para los hijos durante toda su vida

Los niños, los grandes perjudicados

Imagen: Jyn Meyer

Sin lugar a dudas, los niños se llevan la peor parte en el SAP, porque padecen problemas de despersonalización, de comunicación, pueden tener depresión, dolores de cabeza, trastornos gastrointestinales, tics nerviosos y además los sentimientos de culpa son enormes, sobre todo cuando se dan cuenta de que han cooperado a hacer daño al otro progenitor, sin ellos quererlo."En ese momento, el alienador y el hijo chocan y el niño se queda prácticamente sin padres: sin un progenitor que lo ha estado manipulando y programando y alejado del otro", dice Bronchal. Además, "los niños se encuentran doblemente perjudicados, por tener un padre o madre estigmatizado como maltratador o abusador sexual sin que lo sea", resalta Beranoagirre. La situación es tan grave y los niños aguantan tanta presión, que incluso ha habido casos de suicidio, como indican estos expertos. El SAP no sólo afecta durante la infancia sino que sus consecuencias se presentan también en la vida adulta. Aguilar explica que los hijos que lo han sufrido tienen tendencia a repetir el modelo cuando son mayores o que sufren de miedo a vincularse para no provocar toda esta situación.

"El SAP no sólo afecta durante la infancia sino que sus consecuencias se presentan también en la vida adulta"

Después de ver las graves consecuencias del SAP, ¿es posible que la madre o el padre se encuentren enfermos y no se den cuenta de lo que le están haciendo al hijo? Aguilar y Bronchal lo niegan. "En un mínimo porcentaje corresponde a una enfermedad mental, en la mayoría de los casos la motivación es pasar factura y creencias como que los niños son de su propiedad o que uno es mejor progenitor que otro", describe Aguilar. Por su parte Bronchal corrobora esto y añade que siempre se parte "de una actitud de revancha y de venganza hacia al otro" y señala que en el alienador se produce una "herida narcisista", que le lleva a considerar que "tiene el derecho de vengarse a través del hijo".

Tejedor, Aguilar y Bronchal coinciden en que la persona alienadora suele ser completamente consciente de las maldades que realiza, pero que al mismo tiempo se justifica a sí misma con razones subjetivas. "Consideran que el hijo puede vivir perfectamente sin contacto con el otro progenitor y que ella es lo único que necesita el niño: '¿Quién te quiere más que yo?' 'Yo soy quien más te quiere en el mundo', son palabras que suele repetir", detalla Tejedor.

Mientras tanto, el otro progenitor sufre a su manera un proceso en que se le ha incriminado falsamente de abusos y en que su propio hijo le odia. "Los progenitores alienados suelen ser magníficos padres y no dejan de luchar por la proximidad con el niño", explica Bronchal, aunque, ante tanto sufrimiento, a veces también se rinden. Tejedor asegura que les intenta tranquilizar transmitiendo que han hecho todo lo que han podido para arreglarlo y que deben seguir con su vida, pero que le responden que es muy difícil, porque saben que dejan a sus hijos en manos de un progenitor maltratador.

Cambio de custodia, única solución para el SAP

Ante este panorama, los expertos coinciden en que obtener un cambio de custodia a través de la vía judicial es la única solución para el SAP, porque las figuras alienadoras se caracterizan por ser "bastante reacias a cualquier forma de diálogo", en palabras de Bronchal. "En los casos de alienación severa, el comportamiento del alienador recalcitrante se basa en no obedecer las sentencias judiciales, en no tener conciencia de daño hacia el propio hijo, en reclutar en el entorno a amigos, familiares contra la parte alienada y en plantear una batalla judicial con falsas alegaciones. Entonces la única terapia acreditada es separar al menor del progenitor alienador, exactamente igual que se haría en el caso de una secta destructiva y peligrosa", explica este psicólogo.

Después del cambio de custodia y con el tiempo se puede ir normalizando la situación del hijo con el progenitor alienador, aunque advierte Bronchal de que se debe realizar con un "acceso limitado y supervisado para que no reprograme al niño". Por su parte, Tejedor avisa sobre el riego de que los progenitores que reciben la custodia se conviertan a su vez en alienadores "después de tantos años de rabia contenida" y recalca que es importante hacer ver a los hijos que no se deben sentir culpables, porque ellos no han tenido nada que ver.

¿LA SOLUCIÓN ES LA CUSTODIA COMPARTIDA?

Como el Síndrome de Alienación Parental se produce durante el proceso de separación o divorcio, una de las posibles soluciones puede ser aplicar la custodia compartida, es decir, que los dos progenitores decidan de común acuerdo sobre los hijos, aunque los expertos consultados discrepan sobre la efectividad de esta medida.

En primer lugar, no es sencillo que se conceda la custodia compartida porque, como explica Bronchal, con la actual ley se deben cumplir varios condicionantes: que no existan denuncias de abusos o maltratos, que el juez entienda que hay acuerdo entre los padres, que el ministerio fiscal dé su voto favorable y un informe de los servicios psicosociales. Sin embargo, si la persona alienadora realiza denuncias falsas para evitar la custodia compartida y no es proclive al diálogo, con los actuales requisitos es prácticamente imposible. De hecho, Bronchal piensa que "la custodia monoparental favorece la aparición del SAP porque le da a un progenitor el sentimiento implícito de ser dueño y señor de los hijos".

Sin embargo, tanto Bronchal como Aguilar se muestran partidarios de la custodia compartida en el sentido de que el hijo podría compartir tiempo con los dos padres y contrastar por sí mismo la realidad, lo que restaría eficacia a los mensajes que intentan inculcar el odio hacia el otro progenitor. En cambio, el tercer experto, Tejedor, opina que la custodia compartida es lo ideal cuando los dos hogares no se encuentren muy alejados y el divorcio haya sido de mutuo acuerdo, pero recalca que en el SAP uno de los dos progenitores no quiere que el otro tenga contacto con los hijos y no hay comunicación entre ellos.

Paginación dentro de este contenido




Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto